Compartir
Publicidad
Publicidad

Los metales no huelen

Los metales no huelen
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Bien podría ser uno de los ganadores de los Ig Nobel del año que viene, pero no cabe duda de que la investigación que apareció hace unos días en Nature es cuanto menos curioso.

Todos podremos evocar el olor a metálico que deja en nuestras manos la barandilla de una escalera o el cambio de la tienda de la esquina, pero según Dietman Glindemann ese aroma no se debe al metal en sí, sino más bien a nuestra propia piel.

La hipótesis inicial de Glindemann era que el "olor a metal" se debía a las reacciones químicas entre los ácidos presentes en el sudor humano y las impurezas presentes en la superficie de los metales. Sin embargo, en las pruebas de laboratorio no se producían los mismos olores que todos reconoceríamos, por lo que aunó fuerzas con la química Andrea Dietrich, que se dedicaba al estudio del sabor metálico que puede aparecer en el agua corriente.

Los investigadores tomaron muestras de los vapores emitidos por personas que habían manipulado objetos metálicos y estudiaron su composición química. Allí encontraron moléculas de aldehídos y acetonas producidas por reacciones rápidas entre el hierro o el cobre y sustancias presentes en nuestra piel. Se ha demostrado que algunos de estos componentes pueden ser detectados a muy bajas concentraciones por el olfato humano.

Ante este descubrimiento, los científicos piensan que cada individuo produce moléculas ligeramente diferentes al contacto con los metales, y que estas sustancias podrían cambiar en caso de enfermedad, así que Glindemann quiere enfocar ahora su investigación hacia la posibilidad de hallar nuevas herramientas diagnósticas basadas en el olor desprendido al tocar un metal.

Pero esto no es todo, el enigma original de Dietrich parece que también se ha resuelto. El sabor metálico que notamos en el agua, podría deberse a reacciones entre partículas de comida y restos metálicos presentes en el agua.

Como decía al principio, no parece una investigación que vaya a cambiar el curso de la ciencia, pero nunca se sabe...

Vía | meneame.net Más información | Artículo en Nature En Genciencia | Evitando los metales tóxicos en las plantas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio