Compartir
Publicidad
Publicidad

Del "Bing Bang" al "Big Bounce"

Del "Bing Bang" al "Big Bounce"
Guardar
315 Comentarios
Publicidad

Actualmente, los físicos no tienen medios para responder todas las dudas referentes al origen del universo. Bien es cierto que se ha conseguido demostrar que hace 13.700 millones de años, toda la materia y la energía se encontraban en una diminuta zona dio lugar a una gran expansión, dando nombre a la famosa teoría del Big Bang.

Sin embargo, queda por resolver qué sucedió durante ese espacio de tiempo previo.

Una teoría candidata a resolver uno de los retos más importantes de la Física contemporánea es la de la “Gravedad Cuántica de Lazos“, formulada por Abhay Ashtekar hace ahora 25 años.

Esta teoría explica qué ocurrió antes de la expansión, unificando las leyes de la relatividad general con las de la mecánica cuántica.

Ashtekar, director del Instituto para Física Gravitacional y Geometría de la Universidad de Pensilvania ha expuesto los últimos avances junto a su compañero Carlo Rovelli en la sede madrileña de la Fundación BBVA.

Según el físico indio,

Es la única teoría bien desarrollada en la que todo, la materia y el espacio-tiempo, son cuánticos desde su nacimiento

La Gravedad Cuántica de Lazos indica que, a escalas muy pequeñas, el espacio – tiempo está formado por una red de lazos entretejidos parecida a la espuma.

La Gravedad Cuántica de Lazos se ha unido a un modelo en el que el Big Bang es precedido de una o varias fases previas de colapso y expansión en algo parecido a un rebote, que denominan big bounce.

La región del Big Bang es inaccesible para la física convencional, con la Gravedad Cuántica de Lazos podemos hacer cálculos y computar lo que puede haber pasado. Los resultados de estos cálculos indican de forma rotunda que antes del Big Bang hubo otro universo que se contrajo; luego, al rebotar, dio lugar al nuestro

Pero Ashtekar no las tiene todas de su parte, ya que la conocida “teoría de las cuerdas“ es la competidora más directa. El físico reconoce que han tenido diferencias con los defensores de esta otra teoría.

El mayor desafío al que se enfrenta ahora es el de comprobar sus predicciones. Para ello contarán con los datos recogidos por el satélite “Planck“ de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Vía | FBBVA

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio