Compartir
Publicidad
Publicidad

Singularidades extraordinarias de animales ordinarios (XXVII): la hiena

Singularidades extraordinarias de animales ordinarios (XXVII): la hiena
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La hiena manchada hembra constituye la fantasía animal de cualquier organización feminista. Estas hienas podrían haber protagonizado la versión animal de Lisístrata, de Aristófanes. Las hienas son las amazonas guerreras del mundo animal.

-Y es que las hienas hembra tienen un clítoris que sigue sorprendiendo a los biólogos: es comparable al pene masculino en lo que forma, tamaño y erección se refiere. Como tienen la vagina cerrada, las hienas hembras usan el clítoris para orinar, aparearse y parir. Sí, la hiena hembra da a luz a través de su “pene-clítoris”. No en vano, los partos son dolorosos y provocan desgarros que acaban con la vida de 1 de cada 10 madres y la asfixia del cachorro que nace en primer lugar.

La hipótesis más extendida para que las hienas hembras sean tan marimachos es que la testosterona “se filtra” desde los hermanos machos en el útero y moja a las hembras.

-Dado que las hienas hembra también son testosterónicas, las hienas tienen una organización social dominada por las hembras. Cada miembro de un clan tiene un rango jerárquico preciso, y el de las hembras se hereda a través de la madre. Estamos ante una estructura matriarcal tan compleja que no tiene nada que envidiar a la de los primates superiores.

-Las hienas manchadas son extremadamente violentas y sanguinarias. Principal depredador de África, son las responsables de un 25 % de todos los animales de caza muertos. Sólo pueden plantarles cara los leones, así que ambas especies mantienen una guerra permanente. Pero no os fiéis de la película El rey león: los leones roban más comida a las hienas, y no a la inversa.

-A la hora de comer, las hienas también son muy brutas. Engullen un tercio de su peso corporal en sólo media hora. Y lo devoran todo: el ácido clorhídrico concentrado de sus intestinos digiere incluso la piel y los huesos (de ahí los restos de calcio en sus excrementos).

-Sin embargo, el rasgo más popularizado de las hienas es su inquietante risa, muy similar a la humana. En realidad no es que las hienas sean unas cachondas o se expliquen chistes a cada momento, sino que no emiten una risa: se trata de una señal de sumisión a los ejemplares superiores del clan. Las risas combinadas con gritos también sirven para alertar a los compañeros para acudir a la presa.

-Puede correr a 56 kilómetros por hora durante casi 5 minutos, y su pariente más cercana es la civeta, parecida al gato.

Vía | El pequeño gran libro de la ignorancia (animal) de John Lloyd

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos