Compartir
Publicidad

Singularidades extraordinarias de animales ordinarios (XXVI): el gusano

Singularidades extraordinarias de animales ordinarios (XXVI): el gusano
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Resulta irónico que un insulto común entre nosotros sea “eres un gusano” a fin de señalar que el otro no es nada, menos que nada. Resulta irónico porque el gusano es uno de los animales que mayor protagonismo han tenido en la historia del mundo.

-Aunque en el artículo dedicado al escarabajo os dije que había más especies de escarabajo que cualquier otro animal, sin duda el mundo está lleno de gusanos: más de la mitad del reino animal está compuesto de varios tipos de gusano. La masa viva del mundo es fundamentalmente vermiforme.

Por ejemplo, hay tantos nematodos, o ascárides, unos gusanos parásitos que viven en prácticamente todos los sitios, desde el lecho oceánico hasta los intestinos humanos, que no puedo escribiros la cifra aproximada de individuos con números sino con notación científica: 4 × 10 elevado a 18. Es decir, un 4 seguido de 18 ceros.

Aunque estos gusanos tienen forma de gusano y miden de unos milímetros a 8 metros de longitud, su ADN se parece al ADN humano en un 75 %.

-No es de extrañar que Charles Darwin estuviera fascinado por los gusanos y se pasara los días contando lombrices en su jardín. Y es que en una tierra buena se encuentra un millón de lombrices por cada 4.000 metros cuadrados. Aunque no tiene ni ojos, ni dientes, ni pulmones… tiene 10 corazones distribuidos en 5 pares. De hecho, incluso si le quitamos el cerebro a una lombriz su comportamiento no cambiaría demasiado (como sucede con algunas de las personas que dan botes en las discotecas).

John Lloyd admite:

Las lombrices son esenciales para la vida porque airean la tierra, lo que favorece el crecimiento de las plantas. Sin ellas nos moriríamos de hambre en menos que canta un gallo. Cleopatra declaró sagradas a las lombrices: eliminar a una en Egipto era un delito punible con la muerte.

-Existen gusanos realmente extraños. Por ejemplo, el nematodo Caernorhabditis elegans, que es uno de los animales más simples que existen, pero se convirtió en el primer animal del que obtuvimos la primera secuencia del genoma.

O los onicóforos, que viven en hojas viejas y troncos en descomposición y paralizan a los animales y los licuan con saliva. O los nemertinos, que se comen a sí mismo si no encuentran comida, y pueden ingerir hasta el 95 % de su propio cuerpo y aun así seguir vivos.

-Todos los gusanos, excepto los políquetos Phyllodoce lamelligera, son hermafroditas. Por ejemplo, el Pseudoceros bifurcens, un platelminto que vive a 18 metros de profundidad en aguas de Queensland, Australia, se aparea de esta singular manera:

Una pareja de gusanos se pasa casi una hora intentando inyectarse esperma mutuamente. El que gana la competición será el macho.

Vía | El pequeño gran libro de la ignorancia (animal) de John Lloyd

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos