Compartir
Publicidad
Publicidad

Singularidades extraordinarias de animales ordinarios (XVIII): el elefante

Singularidades extraordinarias de animales ordinarios (XVIII): el elefante
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El elefante se podría describir como un Groucho Marx de la naturaleza. Pero antes de explicar la razón, ahondemos en los fascinantes y necesarios añadidos que el elefante requiere para sobrevivir con el cuerpo terrestre más grande de la naturaleza.

-El primero son las orejas. El sobrecalentamiento supone un problema para los grandes mamíferos, de modo que las orejas del elefante evolucionaron para refrigerar el cuerpo, como dos grandes abanicos del tamaño de sábanas de cama individual.

Cada vez que el elefante sacude sus orejas, no vuela como Dumbo, pero hace algo más asombroso: reduce la temperatura sanguínea hasta los 5 grados centígrados. ¿Quién quiere ventiladores cuando puede tener orejas de elefante? El tejido de los vasos sanguíneos actúa como la rejilla de un radiador de coche, y el dibujo que forman es exclusivo de cada individuo, como las huellas dactilares humanas.

-El segundo es la trompa. Un cuerpo tan grande no podría arrodillarse para beber agua sin quedar demasiado expuesto a los ataques. De manera que los elefantes han evolucionado hasta tener una nariz de 2 metros de largo, 150 kilos de peso y… con 100 veces más músculos que los que tenemos en todo nuestro cuerpo. Con razón, la trompa no sólo sirve para beber agua (hasta 4 litros de una sola sentada) sino que también funciona como brazo, mano, tubo de respiración y arma.

Los lóbulos como dedos del extremo de la trompa son tan precisos que pueden agarrar un grano de arroz, pero un trompazo es capaz de matar a un león de un solo golpe.

-Y ahora llega su similitud con Groucho Marx. A pesar de que un elefante pesa más de 3 toneladas, camina siempre de puntillas, como la mayoría de los mamíferos, pero los elefantes son los únicos con cuatro rodillas orientadas hacia delante (necesarias para tener fuerza extra cuando están de pie). También deben agacharse ligeramente para mover el cuerpo con menos dificultad. Y al final nos parece estar viendo a Groucho yendo de un lado al otro.

A pesar de tener un cuerpo tan aparatoso, sin embargo, el elefante puede ser muy sigiloso: el “caminar silencioso” se debe a una capa de cartílago situada en las pezuñas, entre el hueso y la almohadilla (que absorbe los impactos). Las pezuñas también sirven para escuchar, como si fueran orejas que perciben llamadas de muy baja frecuencia de otros elefantes situados a casi 10 kilómetros de distancia.

-Tienen prácticas de duelo: suelen visitar y acariciar los huesos y los colmillos de los muertos. Si la asociación “cementerio de elefantes” y “Groucho Marx” os hace venir a la cabeza el epitafio que hay escrito en la tumba de Groucho (“Disculpe que no me levante”), os desvelo como curiosidad que tal epitafio es sólo una leyenda.

Vía | El pequeño gran libro de la ignorancia (animal) de John Lloyd

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio