Compartir
Publicidad
Publicidad

Los que se despiertan con el paso de una mosca y los que no se despiertan con nada: los ejes del sueño

Los que se despiertan con el paso de una mosca y los que no se despiertan con nada: los ejes del sueño
Guardar
42 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos días he estado por Escocia de vacaciones, y también he pasado unos días en Edimburgo, ciudad en la que reside el doctor Chris Idzikowski, director del Centro de Sueño de Edimburgo, que ha comentado estos días un estudio sobre el sueño que me ha resultado muy pertinente.

La razón de ello es que en Edimburgo tuve que compartir habitación con otras personas. Y mi calidad de sueño fue pésima: basta el paso de una mosca para despertarme. Una de las personas que viaja conmigo, sin embargo, parece no inmutarse ante los ruidos mientras está durmiendo. Por no oír, no oye ni el despertador.

Gracias a un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston, EE.UU., publicado en la revista Current Biology, esto podría cambiar muy pronto: los investigadores sostienen que sería posible estimular un mecanismo del cerebro por medio de terapias, medicamentos o dispositivos electrónicos a fin de dormir sin escuchar estos ruidos que nos despiertan.

El mecanismo en cuestión es un proceso del cerebro diseñado para bloquear sonidos al dormir, que al parecer es más efectivo en unos individuos que en otros. Tras realizar un experimento con grupos de personas que dormía, que fueron monitorizadas con una electroencefalografía (EEG), que grababa la actividad bioeléctrica del cerebro, se detectaron pautas conocidas como ejes o husos del sueño.

Es un tipo de onda cerebral que (se cree) bloquea los efectos del sonido y de cualquier otra información sensorial que pasa por el cerebro mientras dormimos.

El doctor Jeffrey Ellenbogen, director del equipo de investigadores, afirmó:

En los últimos años hemos descubierto que los ejes del sueño son generados por el tálamo. Y como ésta es la puerta de la información sensorial del cerebro, la hipótesis es que los husos del sueño son indicadores del bloqueo de ruido mientras dormimos. Nuestro estudio confirma esta teoría en seres humanos y da un paso más allá: uno puede utilizar los ejes de sueño como un biomarcador para predecir si una persona tendrá dificultades en un entorno ruidoso en el futuro o no.

Por su parte, Chris Idzikowski:

Es una investigación interesante que relaciona modestamente los husos del sueño con el bloqueo de los estímulos acústicos.

¿Quizá en unos años existirá al fin una solución para dormir a pierna suelta en entornos ruidosos?

Vía | BBC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio