Compartir
Publicidad
Publicidad

Los primeros humanos, carnaza de predadores

Los primeros humanos, carnaza de predadores
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

Normalmente, la idea que tenemos de los primeros humanos que poblaron la Tierra es la de que eran unas fieras de la caza, el terror de las especies menos desarrolladas, la cima de la escala desde el principio. Si las teorías de los investigadores están en lo cierto, la idea de una superioridad tan precoz podrían quedarse en nada, lo cual sería bastante interesante, porque me parece difícil creer que el hombre (perdón, el ser humano) ha surgido de repente en lo alto de la escala evolutiva. Si así lo creyese, sería un creacionista, ¿verdad? Pues no lo soy.

Parece más realista pensar en los primeros homínidos como la presa favorita de los predadores que estarían por solera mucho por encima en la escala, o en la pirámide alimentaria, y de hecho, según estas teorías que con las que ahora entraré, esta situación podría haber sido el detonante o el catalizador de nuestra evolución sin precedentes. Al parecer, éramos plato de buen gusto para los demás... James Rilling, de la Univesidad Emory de Atlanta, dirigió un experimento que pretendía estudiar mediante imágenes cerebrales cómo funciona nuestro mecanismo cooperativo, que según él fue potenciada/impulsada gracias a la persecución por los predadores de los primeros ancestros humanos. De lo que observó en este estudio, pudo comprobar que en las situaciones las que se daba cooperación mutua era, digamos, "estimulantes", mientras en las que no existía cooperación se observaban reacciones negativas.

El doctor Agustín Fuentes, de la Universidad de Notre Dame, también está de acuerdo con la teoría de los predadores, que estos serían una más de las presiones evolutivas que sufrieron los humanos ancestrales. Estas presiones sirvieron, entre otras cosas, para que resultasen más competitivos los sujetos cooperativos que los que no lo eran. Existen evidencias fósiles de la depredación en restos de Australopithecus y Paranthropus. Los segundos no pudieron sobreponerse a este tema y, no necesariamente por esa causa (aunque quizás influyó), se extinguieron hace 1,2 millones de años.

Como decía más arriba, yo me decanto por creer esta nueva versión de nuestra historia. De hecho, por comparación con nuestros hermanos chimpancés, la habilidad social que tiene la raza humana parece ser la diferencia más grande, con diferencia, con ellos. De hecho, genéticamente estamos más cerca que socialmente...

Vía | BBC News

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos