Publicidad

Las sorprendentes acrobacias de la mantis religiosa

2 comentarios

Publicidad

Duran menos de una décima de segundo, más rápido, incluso, que el parpadeo del ojo humano. Son los saltos de la mantis religiosa. Que, además, mientras se producen, da tiempo de que apreciemos sus giros en el aire. Sin movimientos tan precisos que recuerdan a los de un acróbata perfectamente adiestrado, como podéis ver en el vídeo que encabeza la entrada.

Este insecto de tamaño mediano de aproximadamente 4 a 6 cm puede detenerse en una dirección específica durante el vuelo porque rotan de forma independiente distintas partes de su cuerpo. El giro se transfiere de un segmento del cuerpo a la siguiente, manteniendo la estabilidad del cuerpo. Estas capacidades se están estudiando para poder ser aplicadas en los futuros movimientos de los robots pequeños.

Vía | Sinc

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir