Compartir
Publicidad

Hombre y chimpancé, la diferencia está marcada por el dominio sobre el fuego

Hombre y chimpancé, la diferencia está marcada por el dominio sobre el fuego
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Al parecer Genetistas de la Universidad de Chicago han determinado que el dominio del fuego es la razón por la que somos diferentes a los chimpancés o lo que es similar, la ingesta de alimentos cocinados. El estudio se ha centrado en la genética del hígado para determinar la forma en la que se procesan las proteínas ingeridas. Sin duda han sido muy perspicaces para determinar las diferencias, claro las externas ya son bastante claras y eso que una comparativa entre los dos genomas marca una diferencia del 4%.

Al parecer la importancia no radica en ese 4%, en realidad la importancia de la diferencia es como operan los genes que la marcan. En esta manera de actuar, el fuego ha tenido una gran importancia, ya que la ingesta de alimentos ha sido muy diferente, es decir, la fabricación de proteínas está marcada por el código genético y esta variación alimentaria ha repercutido en la fabricación y la forma de procesar las proteínas. En nuestra evolución al parecer, cocinar ha sido fundamental. El trabajo se ha centrado en un estudio de los genes del hígado que determinan la forma en que se procesan las proteínas que ingerimos. Este estudio ha sido publicado en la revista Nature, en él podemos ver como se ha analizado la expresión de un millar de genes de muestras hepáticas que se han tomado de humanos, orangutanes, chimpancés y macacos, ya que el estudio de los genes del hígado determinan la forma en la que se procesan las proteínas que se ingieren.

La diferencia ha sido marcada por un grupo de genes llamados factores de Transcripción, éstos controlan además la expresión de otros genes. Una vez observados estos genes, han llegado a la conclusión de que la separación del linaje humano con el del chimpancé se produjo hace unos 5 millones de años, cambiando estos genes sus patrones e influyendo sobre otros. Esto no pasó con el resto de primates, claro, no cocinaban.

Cocinar ha hecho que las propiedades bioquímicas de las moléculas que ingerimos cambien y como consecuencia se dispararon los cambios para absorber y procesar al máximo los nutrientes que entraban en el organismo humano. Será cuestión de que los chimpancés se alimenten de productos cocinados para que evolucionen, aunque no sabremos el resultado hasta pasados unos cuantos miles de años.

Vía | Cronica Más información | Nature

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos