Compartir
Publicidad
Publicidad

El emperador de Japón, un "hombre de ciencia"

El emperador de Japón, un "hombre de ciencia"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace algún tiempo escribí un artículo sobre la celebración del tercer centenario del científico y naturalista sueco Carolus Linnaeus (Linneo), en el cual hacía mención de la posible participación, en los actos programados, del emperador de Japón, Akihito, supuestamente un experto en la obra de Linneo.

Esta semana se han confirmado las actividades paralelas de Akihito en el ámbito científico, al publicarse en la revista Nature una disertación del emperador sobre taxonomia, pronunciada en la Sociedad Linneana de Londres el pasado 29 de mayo.

Akihito, tal como señalan las fuentes consultadas, es especialista en historia de la taxonomía y, más particularmente, en el estudio de la figura de Linneo y de su trayectoria científica, como se comentaba al principio de esta entrada.

Según Akihito, Linneo fue maestro de Carl Peter Thunberg, quien en 1775 llevó la taxonomía a Japón, un país, en aquellos tiempos, aislado de la cultura occidental.

Hay que señalar que la aportación de Linneo a la ciencia fue extraordinaria, a pesar de sus ideas creacionistas, parte de las cuales plasmó en su principal obra, "Systema Nature", con la que perseguía demostrar la grandeza de Dios. Algunas de las ediciones originales de esta obra están disponibles en la red.

Con el tiempo Linneo, fué abandonando sus ideas fijistas. La primer edición de Sistema Naturae fué publicada cuando Linneo tenía 28 años. Luego se reeditó varias veces, pasando de las 142 páginas, de la primera edición, a los tres volumenes de la decimosexta que cuentan con 2.300 páginas en total.

En esta última reedición, el creacionismo de Linneo ya no era tan evidente. Al parecer al final de su vida, Linneo tuvo bastantes dudas sobre la idea del diseño divino que había defendido en su juventud. La evidencia de sus propios estudios le mostraban una y otra vez el error en el que se había visto involucrado.

En el artículo publicado en Nature, Akihito muestra su intención de continuar prestando atención a su interés por la morfologia y la taxonomia, lo cual ha sido interpretado en algunos medios como una declaración de intenciones que puede hacer posible nuevas intervenciones del emperador en el mundo de la ciencia.

La noticia de la publicación en Nature de un artículo del emperador del Japón no deja de ser poco más que una curiosidad, sin embargo hemos querido dejar una reseña en Genciencia siguiendo la línea marcada por Blog de Expansión, según la cual los reyes de los cuentos deben reunir las cualidades de: sabiduría, bondad y justicia. El emperador de Japón demuestra que cumple, al menos, con la primera.

Vía | Terra: ciencia Más información | Sabiduría real Más información | Linneo en la Wikipedia Más información | Obras de Linneo en la red

Genciencia | Tag: Nature

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio