Compartir
Publicidad
Publicidad

Crédulo y escéptico: ¿Cómo se lo montó Darwin para presentar en público sus ideas revolucionarias?

Crédulo y escéptico: ¿Cómo se lo montó Darwin para presentar en público sus ideas revolucionarias?
Guardar
16 Comentarios
Publicidad

Charles Darwin tuvo que presentar una teoría que iba en contra de todo lo conocido, sin embargo, lo hizo de forma inmejorable. A pesar de las burlas y los levantamientos escépticos de cejas, Darwin supo gestionar muy bien su nueva idea revolucionaria, basculando entre el escepticismo y la credulidad.

Las ideas nuevas en ciencia, sobre todo si constituyen un cambio de paradigma, suelen tener difícil salida porque enseguida, ejércitos de escépticos, no tardarán en derribarla simplemente porque se aparta demasiado de lo conocido. Por el lado contrario están los crédulos, que son capaces de tragarse cualquier cosa sin un mínimo de espíritu crítico. Y eso tampoco es bueno, sobre todo cuando la idea presentada es errónea.

Pero Darwin consiguió moderar la actitud escéptica y crédula de la comunidad presentando su pensamiento bajo tres premisas que han sido identificadas por el historiador de la ciencia Frank Sulloway:

1. Respetaba la opinión de los demás, pero pretendía desafiar a la autoridad (comprendía la teoría de la creación especial pero la desbancó con su propia teoría de la selección natural.

2. Prestaba atención a las pruebas negativas. Incluso, en su libro El origen de las especies, incluyó un capítulo titulado “Dificultades de la teoría”. Es decir, que los escépticos poco podían criticar cuando el propio Darwin ya lo había hecho.

3. Aprovechó con generosidad los trabajos de otros: la correspondencia reunida de Darwin alcanza las 14.000 cartas, la mayoría de las cuales incluyen largas discusiones.
Es decir, que Darwin tenía confianza suficiente para formular ideas originales, pero siempre estaba aprendiendo y era lo suficientemente honrado para reconocer su propia falibilidad.

Señala Sulloway:

Normalmente, es la comunidad científica en su conjunto la que protagoniza esa esencial tensión entre la tradición y el cambio, puesto que la mayoría de la gente prefiere una u otra forma de pensar. Lo que resulta relativamente raro en la historia de la ciencia es que esas dos cualidades contradictorias se combinen tan felizmente en una sola persona.

Tenedlo en cuenta la próxima vez que pretendáis presentar una magufada en público.

Vía | Por qué creemos en cosas raras de Michael Shermer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos