Compartir
Publicidad

Animales malignos: el mito de que el hombre es malo y los animales, no (II)

Animales malignos: el mito de que el hombre es malo y los animales, no (II)
Guardar
11 Comentarios
Publicidad

Si hemos de defender nuestras convenciones, nuestros sistemas éticos y nuestras leyes, pues, no es buena idea hacerlo en base a cómo afrontan los demás animales los dilemas que les salen al paso. Porque los animales no son buenos y los humanos son malos. Ni tampoco los animales son malos y los humanos son buenos.

Porque humanos y animales son, en puridad, la misma cosas. Y los animales son buenos o malos según el análisis ético que apliquemos en cada situación (siempre teniendo en cuenta que el grado de intencionalidad en un animal es menor).

Y eso, por supuesto, también sucede con los humanos.

Por eso hay elefantes marinos que tienen harenes.

Y hay otros animales que torturan, hacen prisioneros y manipulan.

Hay también animales que se drogan o animales que son profundamente machistas o feministas.

Y animales infanticidas: los leones machos, cuando consiguen convertirse en los machos dominantes de un grupo de leonas, inmediatamente acaban con la vida de todos los cachorros del anterior macho dominante que haya en el clan, para poder dejar él su propia descendencia.

Finalmente recalcar que si alguien considera que esta terminología no se ajusta al mundo animal, entonces, por coherencia, tendremos que desestimar también otras palabras benignas que muchas veces se adjudican a los animales y que pertenecen el mundo humano, como: bondad, nobleza, simpatía, etc.

Más información: Museo de la ciencia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos