Publicidad

¿A los animales también les gusta la música?

¿A los animales también les gusta la música?
4 comentarios

Publicidad

A todos nosotros nos gusta la música (con excepciones, naturalmente), pero ¿los animales también son capaces de capturar la belleza de las composiciones humanas? ¿O para ellos no son más un montón de ruido como otro cualquiera?

Habida cuenta de que los ruiseñores y otros animales, como las ballenas, parecen emitir largas melodías, ¿sienten alguna predilección para ellas o no capturan los matices que nosotros percibimos?

Las respuestas a esas preguntas no son fáciles porque no les podemos preguntar directamente a los animales qué es lo que piensan. Josh MacDermott, un neurocientífico cognitivo (y anteriormente pinchadiscos), no obstante, quiso responder a tales preguntas usando a titíes pigmeos y tamarindos comunes. Situó a los primates en un laberinto con forma de V equipado con un altavoz en cada uno de sus extremos y que reproducían diferentes tipos de música.

En función de que los animales escogieran uno u otro brazo de la V, podríamos estar ante una predilección. La selección musical incluía a Mozart, nanas, tecno y silencio. Tal y como explica Zoe Cormier en su libro La ciencia del placer:

McDermontt descubrió (tal vez para su profunda decepción) que los monos siempre optaban por el silencio. Es verdad que preferían la música lenta a la agitada y bailable, pero, de manera invariable, su pieza favorita era el silencio. Al parecer, las combinaciones sónicas del Homo sapiens molestaban a los pequeños primates.

Con todo, aquí podéis echar un oído a las primeras canciones para gatos creadas por científicos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir