Compartir
Publicidad

¿Tenemos procedencia alienígena? La panspermia

¿Tenemos procedencia alienígena? La panspermia
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los científicos llevan décadas buscando vida alienígena sin éxito, empleando potentes telescopios capaces de hallar firmas químicas reveladoras en planetas distantes. Otros buscan vida microbiana alternativa en lugares remotos de nuestro propio planeta, como desiertos inhóspitos o lagos enterrados bajo capas de hielo.

La vida parece fértil en la Tierra, pero no fuera de ella. ¿Cómo puede existir tanta vida y haberse establecido tan rápidamente en un lugar tan localizado? Frente a esa pregunta, no deberíamos desestimar la posibilidad de que la vida haya sido “sembrada” desde algún otro lugar.

En solo 200 millones de años, se pasó de un planeta sin vida a uno en el que florecían innumerables bacterias. 200 millones de años en un lapso de tiempo muy corto si tenemos en cuenta el paso, en apariencia más sencillo, de la creación de las primeras células complejas (eucariontes) a partir de las bacterias, lo que llevó 2.000 millones de años.

Pasar de la “nada” a las bacterias parecería un proceso mucho más complejo que ir de las bacterias a las eucariontes más elaboradas, de modo que el biólogo de Harvard Martin A. Nowak propone que la teoría de la panspermia es perfectamente plausible, en su libro Supercooperadores:

La nube de moléculas, polvo y materia que se aglomeró para formar nuestro sistema solar estaba entrelazada con las sobras de muchos sistemas estelares muertos, algunos de los cuales podían haber albergado vida. Por entre esta basura y detritos cósmicos quizás hubiera restos de planetas más tempranos que transportaran esporas bacterianas. Una roca impregnada con esas esporas podría haber plantado la semilla de toda la vida en la Tierra. Incluso si los genomas de las bacterias alienígenas se hubieran hecho pedazos con la radiación, sabemos que algunos pueden haber sido capaces de reconstruirse en agua y volver a replicarse.

Pros y contras a la Panspermia

El término panspermia fue acuñado por el biólogo alemán Hermann Richter en 1865, pero lo popularizó definitivamente el químico (y ganador del Premio Nobel) Svante Arrhenius en 1903.

La teoría tiene sus defensores y sus detractores, sin embargo no resuelve el quid de la cuestión: ¿cómo se originó la vida? Ocurre el mismo problema que al responder que Dios es el responsable del universo: quién creó a Dios, ¿entonces? El misterio se responde con otro misterio. La responsabilidad de responder a la pregunta se traslada a otro lugar del universo.

Otra objeción que se esgrime frente a la teoría de la panspermia es que las bacterias no sobrevivirían a las altísimas temperaturas y las fuerzas involucradas en un impacto contra la Tierra. Sin embargo, aún estar por ver la capacidad de supervivencia de las bacterias extremófilas.

Un buen ejemplo de la capacidad de la vida de sobrevivir al espacio exterior ocurrió hace poco. A mediados de abril de 1967 la NASA lanzaba la tercera de las cinco sondas de reconocimiento y exploración fotográfica que, bajo el nombre de Surveyor.

En la misión del el Apolo XII, Charles Conrad y Alan Bean aterrizaron en las proximidades de la Surveyor 3 y pudieron recuperar la cámara fotográfica instalada en aquella sonda. Aquella sonda llevaba más de dos años y medio abandonada en la Luna. Sin embargo, los ingenieros de la NASA encontraron bacterias vivas del género Streptococcus mitis.

Foto | Silver Spoon Sokpop

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio