Compartir
Publicidad

Se transporta grafeno al espacio para llevar a cabo una serie de experimentos con él

Se transporta grafeno al espacio para llevar a cabo una serie de experimentos con él
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A fin de evaluar las posibilidades de impresión de tintas de grafeno en el espacio (producción de baterías, supercapacitores, electrónica impresa, etc), el MASER (MAterials Science Experiment Rocket) 14 fue lanzado desde el Centro Espacial Europeo en Esrange, Suecia, en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA).

El propósito final es que los astronautas puedan imprimir sus propios dispositivos sobre la marcha o puedan reparar dispositivos electrónicos con impresoras de tinta de grafeno, pero también ayudará a comprender las propiedades fundamentales de la impresión de grafeno en la Tierra.

Impresora de tinta de grafeno

Durante su breve vuelo, el cohete MASER experimenta la microgravedad durante seis minutos, tiempo durante el cual los investigadores realizan las pruebas de las propiedades del grafeno. Cuando el cohete regresa a la Tierra, las muestras se recuperan y los análisis se llevan a cabo. Así se podrá predecir cómo se comporta este material en el espacio: eliminando la presencia de la gravedad y estudiando cómo se autoensamblan las escamas de grafeno.

Los socios de Graphene Flagship de la Comisión Europea son quienes están detrás del lanzamiento del cohete. En general, se tardan muchos años para que un nuevo material se pueda optimizar e implementar en productos reales. La iniciativa Graphene Flagship está ayudando a acelerar el uso del grafeno en productos comerciales, coordinando a todos los científicos europeos principales que trabajan en este campo y promoviendo colaboraciones con empresas. Graphene Flagship fueron pioneros en el uso la exfoliación en fase líquida, uno de los medios más comunes para producir grafeno, para preparar tintas a partir de grafeno y materiales relacionados.

Los compuestos basados en grafeno también se pueden usar para ofrecer protección contra la radiación, y su alta conductividad térmica lo hace ideal para disipar el calor de los motores, así que resulta muy conveniente la posibilidad de que los propios astronautas puedan imprimirse dispositivos electrónicos a pedido durante las misiones a largo plazo. Graphene Flagship también está desarrollando sensores basados en el grafeno que puedan detectar gases tóxicos que podrían poner en peligro la vida de los astronautas, confinados en el reducido espacio de la nave. Por el momento su equipo ha producido un dispositivo que detecta el dióxido de nitrógeno, un gas muy tóxico y potencialmente letal, a una concentración muy por debajo del nivel que empieza a provocar síntomas. Eso permitiría a los astronautas reaccionar a tiempo ante el riesgo de intoxicación.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio