Publicidad

Los primeros pensadores que se dieron cuenta de que la Tierra solo era un pequeño punto en un vasto universo

Los primeros pensadores que se dieron cuenta de que la Tierra solo era un pequeño punto en un vasto universo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Un punto azul pálido es una fotografía de la Tierra tomada por la sonda espacial Voyager 1 desde una distancia de 6000 millones de kilómetros. La imagen muestra la Tierra como una mota o punto de luz casi imperceptible debido al fulgor del Sol. La foto fue tomada el 14 de febrero de 1990.

Siglos antes, sin embargo, algunos filósofos y pensadores sospecharon que, en efecto, nuestro mundo solo era una pequeñísima mota de polvo en un universo incomensurable.

De Locke a Galileo

Uno de los primeros en comparar la Tierra como una simple mota de polvo fue Plinio en Historia natural. Giambattista Capuano da Manfredonia discutió la idea extensamente durante el siglo XV. También, en 1505 lo afirmaba Alejandro Achillini en, por ejemplo, De elementis.

l Un punto azul pálido (Pale Blue Dot). Puede observarse la Tierra como un punto de luz entre blanco y azulado situado en la franja marrón de más a la derecha de la imagen.

Copérnico insistía en que el universo tenía que ser más grande que el de Ptolomeo.

John Milton (1608-1674) fue un poeta y ensayista inglés y llegó a imaginar que la Tierra era un mundo colgante, tan grande como una estrella.

Blaise Pascal (1623-1662) fue un polímata, matemático, físico, teólogo católico, filósofo y escritor francés consideraba que la Tierra era un punto imperceptible en el vasto seno de la naturaleza.

Para el filósofo John Locke, la Tierra no era un punto, sino una mota.

El telescopio de Galileo hizo que ideas tan abstractas y teóricas empezaran a ser plausibles y perfectamente realistas: podía haber otros mundos habitados, y el espacio parecía infinito.

Tal y como lo explica David Wooton en su libro La invención de la ciencia:

La idea de que la Tierra era minúscula comparada con el universo, o que se pudiera imaginar contemplarla desde muy lejos, no era nueva; lo que era nuevo era la expansión de escala que acompañaba a la nueva astronomía, de modo que se podía considerar simultáneamente que la Tierra era una estrella brillante si se la veía desde otro planeta y que era invisible si se la miraba desde el espacio profundo, y la influencia que esta ida de ver la Tierra desde una enorme distancia tuvo sobre la imaginación de las personas cultuas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios