Publicidad

Panspermia inversa: la posibilidad de que la vida de la Tierra haya llegado a otros planetas

Panspermia inversa: la posibilidad de que la vida de la Tierra haya llegado a otros planetas
13 comentarios

Publicidad

Uno de los cuentos de ciencia ficción que más me impactó hace unos quince o veinte años (no recuerdo el título, solo que el autor era español) proponía que, al explorar el universo con una nave espacial rapidísima, capaz de llegar a los confines de la galaxia, descubríamos que todas las especies extraterrestres con la que nos topábamos eran exactamente iguales a nosotros. Una suerte de pesadilla de espejos en la que se frustran todos nuestros anhelos por hallar algo distinto allá afuera. Un planteamiento similar al desarrollado por la película Another Earth, aunque con menos ciencia y más fantasía.

Esta idea no parece tan extravagante a la luz de una no menos extravagante hipótesis planteada por físicos japoneses de la Universidad de Kioto en un estudio que fue publicado en el año en el Journal of Cosmology.

Su planteamiento es que la panspermia, es decir, que la vida llegara a la Tierra a bordo de meteoritos o cometas, también se haya producido al revés. Por ejemplo, al colisionar el asteroide de diez kilómetros de diámetro que presuntamente acabó con los dinosaurios, se pudo eyectar tal cantidad de material de la Tierra al espacio exterior que se pudo haber sembrado otros lugares de vida terrestre. Tal y como explica Pierre Barthélemy en su libro Crónicas de la ciencia improbable:

No todos los modelos contemplados tienen el mismo grado de optimismo, pero todos ellos dicen que la Luna fue copiosamente regada: a pesar de su modesto diámetro, le cayeron encima varios centenares de millones de pequeños cascotes, incluso varios miles de millones, dada su proximidad. Marte no se queda atrás y es probable, si creemos las cifras de este estudio, que si algún día se descubre una bacteria en el planeta rojo, se trate de un microbio terrestre emigrado. Del mismo modo, Europa, el satélite de Júpiter del que se cree que alberga un océano subterráneo, debió de recibir la visita de guijarros muy de nuestra casa.

Los investigadores nipones incluso proponen que hay una pequeña probabilidad de que la vida de la Tierra alcanzara el sistema solar de la estrella Gliese 581, a cuyo alrededor orbitan un par de planetas susceptibles de ser habitables.
Imagen | Sweetie187

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir