Compartir
Publicidad

La razón de que la Tierra no tenga forma de patata

La razón de que la Tierra no tenga forma de patata
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La fuerza eléctrica es una fuerza mucho más intensa que la fuerza gravitatoria. No estamos hablando del doble de fuerte. Ni siquiera diez veces más fuerte. La fuerza eléctrica es, nada menos, que más fuerte que la gravedad por un factor de 10.000 billones de billones de billones.

O dicho de otro modo: la fuerza eléctrica entre un electrón que orbita alrededor de un protón en un átomo de hidrógeno es unas 10 elevado a 40 veces más intensa que la fuerza gravitacional entre ellos.

O dicho de otro modo más: la fuerza gravitacional, que es acumulativa, no se puede imponer sobre la repulsión eléctrica entre los átomos hasta que se forma una aglutinación mínima de 10.000 billones de billones de billones de ellos. Es decir, algo tan grande como un planeta, como explica Marcus Chown en su libro El universo en tu bolsillo:

Eso equivale a un cuerpo de unos 600 kilómetros de diámetro si es rocoso, y de unos 400 si está hecho de hielo, que es menos rígido que la roca y se deja aplastar más fácilmente por la gravedad. A partir de ese umbral, la gravedad es suficientemente intensa como para superar a la fuerza eléctrica y atraer a todos los componentes de un cuerpo hacia el centro de este, creando así una esfera.

O dicho de otro manera, la última: la razón de que muchos cuerpos astronómicos tengan forma de patatas es que no superan ese umbral de tamaño, algo que no sucede con la Tierra, que es esférica.

Asteroid 63125 640

¿Por qué, si los protones de un núcleo atómico y los electrones que orbital alrededor del núcleo se atraen entre sí con tan extraordinarios fuerza, no se encogen los átomos hasta el tamaño cero?

La respuesta es que estos componentes constitutivos elementales de la materia tienen una naturaleza ondular peculiar, y las ondas son esencialmente elementos extendidos. Y lo son porque la onda del electrón necesita apretarse demasiado contra un núcleo. Sin ese efecto cuántico, los átomos no existirían.

Una vez superado cierto umbral de masa y tamaño, la resistencia del objeto es incapaz de contener la fuerza gravitatoria y adquiere una forma esférica. En el sistema solar observamos que los cuerpos mayores a unos 1000 km de diámetro, tienen formas esféricas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio