Compartir
Publicidad
Publicidad

Este singular lago de Islandia sugiere que podemos encontrar vida Encélado

Este singular lago de Islandia sugiere que podemos encontrar vida Encélado
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En mares sub-superficiales en las lunas heladas de Saturno y Júpiter, como Encélado, podría existir vida extraterrestre. Y ahora la hipótesis cobra más fuerza tras descubrirse un lago sin luz bajo un glaciar en Islandia que, a pesar de tales condiciones, presenta nuevas cepas de bacterias.

Skaftárkatlar

Se trata del lago islandés Skaftárkatlar, que es uno de los mejores lugares de la Tierra para estudiar cómo podría evolucionar la vida en el aislamiento de un océano subterráneo en una luna lejana. No en vano, el lago se halla debajo de una capa de hielo de 300 metros de espesor, por lo que sus aguas probablemente nunca han sido expuestas a la atmósfera.

Según explica Gregory Farrant, de Matís, un instituto gubernamental de investigación con sede en Islandia:

Es difícil de analizar el ADN de microbios que son totalmente nuevos para la ciencia, porque no hay conocimiento previo sobre ellos. Estamos lidiando con muchas incógnitas.

Además, lograr las muestras de agua tan profunda tampoco es una labor fácil: una bomba pulsa agua caliente para fundir el hielo en una columna y luego un muestreador se envía al fondo, recolectando pequeños volúmenes de agua rica en azufre. Por el momento, el equipo está estudiando microorganismos encontrados en diez muestras preciosas tomadas del lago durante la última década.

Iceland 2111809 960 720

La nave Cassini de la NASA ha detectado ya moléculas orgánicas (los bloques de construcción de la vida) a través de géiseres que salen a cientos de kilómetros de altura sobre la superficie de Encélado. En los polos, a diferecia del resto de la luna, el agua podría estar a menos de 5 kilómetros bajo tierra, una distancia comparable a las capas de hielo en la tierra.

Finalmente, si Islandia se revela como un laboratorio natural para estudiar cómo prosperaría una supuesta vida extraterrestre sería un tanto irónico, pues este país tambiés se caracteriza por ser un laboratorio natural para la vida humana, concretamente en el estudio de su genoma. El periodista especializado en ciencia Matt Ridley lo describe así en su libro Genoma:

Islandia es el perfecto laboratorio genético porque allí se estableció un pequeño grupo de noruegos alrededor de 900 d.C. y desde entonces ha habido muy poca inmigración. Prácticamente la totalidad de los doscientos setenta mil islandeses descienden de aquellos pocos miles de vikingos que llegaron a Islandia antes del periodo glaciar menor. Mil cien años de fría soledad y una plaga devastadora en el siglo XIV han hecho que la isla sea tan endogámica que es un buen terreno genético. Precisamente, un emprendedor científico islandés que trabajaba en América regresó recientemente a su país natal para poner en marcha un negocio que ayuda a la gente a averiguar el origen de sus genes. (…) Dos familias islandesas con una historia de cáncer de mama frecuente pueden remontar su genealogía hasta un antepasado común nacido en 1711.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio