Compartir
Publicidad
Publicidad

El cielo cuenta con un nuevo par de ojos

Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado jueves a las 13.10 horas (hora local) tuvo lugar el lanzamiento del nuevo satélite Delta IV Heavy de la Oficina Nacional de Reconocimiento (NRO). Este ha sido el quinto vuelo en la vida de la aeronave, y el segundo en apenas dos meses.

Ha sido el cohete más grande (72 metros) lanzado desde la costa Oeste de los Estados Unidos, en concreto desde la Base de Vandenberg. El último de estas características lanzado desde Vandenberg fue el Titán IV-B en 2005. Desde entonces han mejorado el rendimiento del equipo, ya que el Delta IV permite una carga (payload) de una tonelada más en órbita.

Hasta ahora, sólo se había trabajado con naves de este tamaño en Florida. Por este motivo, la base californiana fue actualizada para poder manejar vehículos de grandes dimensiones. El gobierno de los EEUU se gastó unos 100 millones de dólares en la mejora de dicha plataforma.

El Delta IV Heavy tiene tres propulsores y cada uno de ellos cuenta con un motor RS-68 Pratt Whitney Rocketdyne. Estos motores consumen una tonelada de carburante cada segundo y pueden llegar a producir una fuerza de empuje de 2.900 kN en el despegue.

El vehículo está reservado, exclusivamente, para uso militar y para la CIA, aunque durante mucho tiempo existió el debate de usarlo para vuelos espaciales tripulados.

Satélites del tipo NROL-49 pueden captar imágenes de una resolución bastante notable que van a parar a la CIA y al Departamento de defensa de los Estados Unidos.

Creo que voy a empezar a usar sombrero para no ser visto, ¡las estrellas nos vigilan!

VíA: BBC News

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos