Publicidad

Diez curiosidades sobre las estrellas de neutrones, los púlsares y las enanas blancas

Diez curiosidades sobre las estrellas de neutrones, los púlsares y las enanas blancas
23 comentarios

Publicidad

El otro día os demostrábamos que los agujeros negros son fascinantes, con Diez curiosidades sobre los agujeros negros, pero las estrellas de neutrones no están a la zaga, y también merecen otras diez curiosidades sorprendentes:

  1. Cuando las estrellas más masivas agotan su combustible aplastan toda su masa en la forma de la materia más densa que existe, hasta el punto de que los electrones se fusionan con los neutrones, transformándose así en neutrones. Estamos ante una estrella de neutrones.
  2. Un fragmento de estrella de neutrones del tamaño de un terrón de azúcar (alrededor de un centímetro cúbico) contiene la misma cantidad de masa que toda la población humana.
  3. Si nuestro Sol consiguiera aplastarse hasta adquirir la densidad de una estrella de neutrones, ocuparía el mismo volumen que el Everest.
  4. La dilatación temporal gravitatoria provoca que el tiempo en la superficie de una estrella de neutrones transcurra un 30% más despacio que en la Tierra.
  5. Un ser humano que se dejase caer hacia la superficie de una estrella de neutrones generaría una explosión con una energía de 200 megatones.
  6. Las estrellas de neutrones que rotan a gran velocidad y emiten pulsos de radiación se llaman púlsares.
  7. El púlsar B1508+55 se creó en la constelación del Cisne, pero actualmente se escapa de la Vía Láctea a casi 1.100 km/s, una velocidad 150 veces superior a la de un transbordador espacial en órbita.
  8. Si el sol que agota su combustible y la potencia explosiva de la fusión nuclear deja de contrarrestar la atracción gravitatoria y la materia queda colapsada bajo su propia gravedad tiene un tamaño como la de nuestro Sol, entonces no se transforman en estrellas de neutrones: adquieren un tamaño similar al de la Tierra, y mantienen su brillo durante mil millones de años. Se llaman enanas blancas.
  9. La gravedad en la superficie de una estrella enana blanca es 100.000 veces más fuerte que en la superficie de la Tierra.
  10. Las estrellas enanas blancas tienen una corteza bajo la que esconden un carbono cristalizado similar al diamante. La BPM 37093A, descubierta en 2004, tienen tanto carbono cristalizado que, en las unidades que se emplean para los diamantes, equivaldría a 10.000 billones de trillones de quilates.
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir