Publicidad

De cómo la gravedad tiende a crear planetas (sobre todo de hielo)

De cómo la gravedad tiende a crear planetas (sobre todo de hielo)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La gravedad es una fuerza universal, bien lo intuyó Newton, y además de hacer lo que ya hace, para todos evidente, está detrás de otros fenómenos menos obvios, como la creación de planetas tal y como los conocemos.

La gravedad es esa fuerza que existe entre todo trozo de materia del universo y el resto de materiales. Normalmente nos resulta imperceptible con trozos pequeños, pero ésta se incrementa a medida que aumenta la cantidad de materia.

5,98 trillones de Tierra

Si notamos tanto la gravedad de la Tierra es sencillamente porque ésta es un pedazo de materia muy grande. Nada menos tiene una masa de 5,98 trillones de toneladas. Lo suficiente como para que siempre tire de nosotros hacia el suelo.

Al ser la gravedad una fuerza universal, además, ésta intenta juntar toda la colección de partículas de materia dotadas de maasa de la forma más compacta posible, siempre, por sistema. Esa forma es la esfera.

Esto solo es posible si la materia fluye como melaza, lo que en la práctica requiere que el objeto sea comprimido con gran fuerza por su propia gravedad. Por eso no solo hay planetas en forma de esfera, sino que es más fácil que haya planetas con esta forma si son de hielo, tal y como lo explica Marcus Chown en su libro Gravedad:

Y puesto que es más fácil comprimir el hielo que la piedra, el umbral de masa es diferente para un cuerpo de hielo que para otro compuesto de piedra. En nuestro Sistema Solar, todos los cuerpos gélidos con un diámetro superior a 600 kilómetros son redondos, mientras que los que no alcanzan ese diámetro son amorfos. En el caso de kos objetos rocosos, el umbra se sitía en torno a los 400 kilómetros.

Solar Planets
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir