Si una civilización tecnológica extraterrestre oyera alguna transmisión terrestre, recibiríamos respuesta 2.000 años después

Si una civilización tecnológica extraterrestre oyera alguna transmisión terrestre, recibiríamos respuesta 2.000 años después
12 comentarios

Según el cálculo de los astrónomos de Harvard Amir Siraj y Abraham Loeb, si una civilización tecnológica extraterrestre oyera alguna transmisión desde la Tierra, se necesitarían más de 2.000 años para obtener una respuesta.

Los investigadores hacen referencia a las inteligencias extraterrestres que estarían motivadas para enviar mensajes a la Tierra en respuesta a la detección de actividad tecnológica en nuestro planeta.

SETRI

La Búsqueda de Inteligencia de Respuesta Extraterrestre (SETRI) es una rama del SETI, el acrónimo de búsqueda de inteligencia extraterrestre. Según explica Amir Siraj:

Es importante estimar el tiempo de respuesta de las inteligencias de respuesta extraterrestres (ETRI), ya que dicha estimación informa la naturaleza de las búsquedas SETI efectivas, así como las implicaciones de una señal confirmada si alguna vez recibimos una. La pregunta que tratamos de responder en nuestro artículo es: ¿cuándo podemos esperar que tenga lugar nuestra primera conversación cósmica?

Pia14112 Hires 1536x819

El principio copernicano afirma que es poco probable que vivamos en un momento privilegiado y, por lo tanto, la probabilidad de que otro planeta habitable como la Tierra pase ahora mismo por un análogo de nuestro primer siglo de comunicaciones por radio, dados unos pocos miles de millones de años de su historia, está por debajo una parte en diez millones.

La primera transmisión de radio de largo alcance tuvo lugar en 1901. Esto significa que si hay una civilización a cien años luz de la Tierra con radiotelescopios sensibles, nos hayan detectado. Los humanos solo tendrían que esperar hasta el siglo XXII para recibir una transmisión de una civilización ubicada a cien años luz de distancia.

Suponiendo que nuestra galaxia es relativamente homogénea en términos de distribución de estrellas en su disco, esto da como resultado un volumen de 1.000 millones de años luz cúbicos o 1.000 años luz en cualquier dirección. Esto, a su vez, implica un tiempo de viaje de ida y vuelta de más de 2.000 años.

Temas
Inicio