Compartir
Publicidad
Publicidad

Betelgeuse y sus "historias para no dormir"

Betelgeuse y sus "historias para no dormir"
Guardar
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Evidencias científicas, mucha fantasía y aburrimiento son unos buenos ingredientes a la hora de crear bulos. Si además dispones de conexión a internet, ¡grande la puedes liar!

¿Queréis un ejemplo?

Betelgeuse, una gigantesca estrella moribunda situada en la constelación de Orión, a 600 años luz de nuestro planeta, estallará como una supernova antes de 2012.

La noticia apareció en una web australiana pero fue distorsionada (aún más) en el periódico online norteamericano “The Huffington Post”.

Su brillo será tan intenso que competirá con el del astro rey, de forma que dos soles brillarán sobre la Tierra durante un par de semanas

Menos mal que, enseguida, científicos de todo el mundo pusieron un poco de cordura.

El precedente fue que, la supergigante roja, quemó en poco tiempo el combustible de su núcleo, de tal forma que se ha quedado con un corazón de hierro que hace que la estrella se colapse.

tamaño betelgeuse

Betelgeuse tiene unas dimensiones tan enormes que, si sustituyera al astro rey en nuestro sistema solar, su perímetro llegaría hasta la órbita de Júpiter. Con unas veinte veces la masa del astro rey y en su fase final, resulta una bomba de relojería a punto de estallar. Pero es imposible saber cuándo sucederá. Lo mismo en un año, dos o un millón. No se sabe.

Cuando estalle como supernova, su luminosidad será tan intensa que brillará tanto como todas las estrellas del cielo juntas y la llegaríamos a ver durante el día.

El estallido expulsará radiaciones de alta energía pero, dada la distancia a la que se encuentra la estrella, es imposible que la explosión cause ningún daño o interferencia a la Tierra. Para que fuera capaz de freír el planeta tendría que estar a menos de 25 años luz de distancia, pero, por suerte, no la tenemos tan cerca. El efecto que podrían causar los rayos X o los rayos gamma quedaría diluido por el efecto geométrico de la expansión de la onda.

Un auténtico espectáculo, pero nada de ser un segundo sol. Para eso tendría que encontrarse a menos de cien años luz de la Tierra. Su presencia podrá competir con la de la Luna durante unas cuantas semanas y, con seguridad, será la estrella más brillante del cielo durante ese año.

Siento quitar la ilusión a los fanáticos de “Star Wars”, pero la Tierra no será como el planeta “Tatoonie”, al menos esta vez.

Vía | Diario ABC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio