Sigue a

farmacos

Como es obvio, la inversión en investigación y desarrollo de fármacos ha aumentado considerablemente desde comienzo de siglo. Sin embargo, el número de nuevos medicamentos verdaderamente innovadores no ha aumentado. Muchos medicamentos no llegan más allá de la fase de investigación inicial.

Esto significa que hay una amplia variedad de enfermedades que no están siendo tratadas con eficacia en los países desarrollados.

¿Por qué la producción de nuevos medicamentos es frustrantemente baja?

Los avances de las ciencias moleculares permitieron a los científicos a identificar todas las proteínas humanas, moléculas grandes y complejas necesarias para muchas de las funciones del cuerpo.

Las descripción de estas funciones llevó a un mayor conocimiento de las causas subyacentes de las enfermedades. Por ejemplo, las mutaciones o defectos en lugares específicos del ADN humano que son responsables de algunos tipos de cáncer.

La identificación de las piezas moleculares defectuosas, conocida por ser el objetivo del fármaco, deberían haber hecho frente a las causas de las enfermedades de manera más fácil, pudiendo haber revolucionado las ciencias farmacéuticas.

Los científicos creían que la capacidad de visualizar y comprender la biología humana en un nivel más detallado llevaría a muchos nuevos medicamentos, pero no fue así.

Antes de esta revolución molecular, los científicos descubrieron medicamentos de forma aleatoria pero, por desgracia, esta estrategia no es ni eficiente, ni intelectualmente satisfactoria. La revolución molecular anunciaba una Era en la que el descubrimiento de fármacos y el desarrollo sería racional, no al azar.

Sin embargo, el aumento de la eficiencia que implica la identificación de moléculas no ha producido una abundancia de nuevos medicamentos.

Los esfuerzos para abordar el problema se han centrado en el objetivo seleccionado, la eficacia de los fármacos candidatos en los seres humanos, el riesgo de efectos secundarios indeseables y la eficiencia del proceso de descubrimiento… todos con poco éxito o ninguno.

Vía | ABC Science

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios