Lugares del universo que podrían albergar vida

Sigue a

l

Aún no hemos encontrado vida extraterrestre (inteligente o no). Sin embargo, los recientes avances en astronomía permiten especular a los astrobiólogos acerca de los lugares donde tal vez algún día hallemos vida.

Así pues, además de planetas similares al nuestro, próximo a una estrella amarilla semejante a nuestro Sol, tal vez podamos encontrar vida en la corteza supercaliente de un planeta muy cercano a una estrella: la diferencia es que no sería vida basada en el carbono, como la nuestra, sino en el silicio, capaz de prosperar en el calor extremo.

De igual modo, un planeta con amoníaco líquido no podría permitir la vida en basada en el carbono, pero, teóricamente, sí basada en el amoníaco.

Los gigantes de gas como Júpiter tal vez también puedan refugiar a seres en sus nubes más altas, como se especulaba en la novela de ciencia ficción española El refugio, de Juan Miguel Aguilera y Javier Redal: en ella se describe en varias páginas cómo una nave empieza a penetrar en las profundidades de la nube de gas de Júpiter, hasta toparse con sus habitantes: una suerte de ballenas adaptadas que nadan en la atmósfera.

También podemos fijarnos en los planetas congelados, que podrían albergar agua líquida bajo la capa de hielo. Y una pequeña luna volcánica podría también albergar microorganismos, si su actividad volcánica bombea los elementos necesarios a la atmósfera.

También los planetas o lunas marcadas por profundos cráteres y cuevas podrían dar refugio a incipientes formas de vida.

O tal vez la única vida inteligente que encontremos se encuentre en el interior de ordenadores: dado un universo finito, debemos colegir que una sociedad lo suficientemente avanza quizá sea capaz de simular nuestros cerebros en un mundo virtual cuyo tiempo de reloj transcurra millones de veces más lentamente que el tiempo del universo, a fin de acercarse lo máximo posible a la eternidad, sometiendo a control, además, todas las variables físicas de este universo virtual tipo Matrix. Una buena novela de ciencia ficción que especula sobre ello es Ciudad Permutación, de Greg Egan.

El espacio exterior, en suma, puede ser un ambiente donde también prospere la vida, como de hecho se demostró en la Estación Espacial Internacional: microbios OU-20 sobrevivieron 533 días en el exterior de la estación probando que, gracias a la fotosíntesis, las bacterias resisten en el espacio.

Con todo, no es necesario irse a otros planetas para descubrir formas de vida que parecen violar todo lo que sabemos sobre la vida, hasta el punto de que parecen seres extraterrestres: aquí, en la Tierra, tenemos ya algunos ejemplos lugares donde encontrar los seres vivos más raros y extremos del mundo.

Más información | ABC

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios