Compartir
Publicidad

¿Las efímeras viven solo 24 horas, dedicadas exclusivamente al sexo?

¿Las efímeras viven solo 24 horas, dedicadas exclusivamente al sexo?
Guardar
6 Comentarios
Publicidad

Los efemerópteros (Ephemeroptera) son un orden de insectos pterigotos, conocidos vulgarmente como efímeras, efémeras o cachipollas (sí, cachipollas, no es broma). Es el orden de insectos alados más antiguos que existe en la actualidad. Su vida en la fase adulta es muy corta, de donde deriva el nombre del grupo (en griego ephemeros = que vive un día). Sin embargo, a pesar de lo que suele pensarse, no viven un día (dedicando la mayor parte de ese tiempo a copular).

En función de la especie, incluso puede vivir menos de un día, o más. Pero eso sólo es la etapa final de la vida: las efímeras pasan la mayor parte de su existencia como ninfas acuáticas, un período que puede durar entre varios meses y cuatro años.

Hay 2.500 especies de efímeras, vuelan todo el verano y no son moscas. Las moscas pertenecen al orden Diptera (“dos alas” en griego). Las efímeras son mucho más antiguas que las moscas: hay fósiles de efímeras de 300 millones de años de antigüedad.

Lo que sí es verdad es lo del sexo, tal y como explica John Lloyd en El nuevo pequeño gran libro de la ignorancia:

Las efímeras adultas no comen nunca: solo les interesa el sexo. Enormes enjambres de machos invaden el aire simultáneamente, y las hembras vuelan entre elos, deseosas de aparearse. El apareamiento sucede en pleno vuelo y en cuanto finaliza, el macho cae al agua, muerto. La hembra pone huevos inmediatamente en el agua y, entonces, cae muerta. Una especie, la Dolania americana, muere a los cinco minutos de la última muda de piel. En ese pequeñísimo espacio de tiempo, tiene que secarse las alas nuevas, volar, escoger una pareja, aparearse y, si es hembra, poner huevos. Un día es una jornada intensísima en la vida de una efímera.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad