Publicidad
Publicidad

Cuando el chulo se marcha, el chulo soy yo

Cuando el chulo se marcha, el chulo soy yo
Guardar
22 Comentarios
Publicidad

En el breve ensayo de Marvin Harris Jefes, Cabecillas y Abusones se analizaban las condiciones antropológicas que propiciaban que existan personas que abusan o lideran a otras, así como personas que están sometidas a los demás.

Pero estas dinámicas entre un macho alfa y un macho omega también se producen en el reino animal, incluso entre los peces, como el Astatotilapia burtoni, una perca originaria de las aguas del este de África que acostumbra a entrar en conflicto cuando vive en acuarios.

Los machos son muy agresivos entre ellos, y además pueden medir hasta doce centímetros, de modo que el acuario se les queda pequeño para los dos. Algo así como la cúpula del trueno de Mad Max: “Dos hombres entran, uno sale”. El macho más fuerte, de escamas amarillas y azuladas, pues, acaba dominando al macho más pálido e inmaduro sexualmente.

Sin embargo, el macho débil no es tan débil como parece. En el fondo, no es dominante porque no puede, no porque no quiera (parafraseando a Nietzche, las personas buenas son buenas porque son demasiado débiles y altruistas como para permitirse ser malas y egoístas). Para comprobarlo, en un experimento se extrajo al macho dominante del acuario. Entonces, a los pocos minutos, el macho débil se empezó a comportar no solo de modo dominante, sino que las escamas de su piel empezaron a mostrar brillantes colores.

Y es que incluso sus genes habían cambiado en este nuevo contexto. Tal y como explica Jörg Blech en su libro El destino no está escrito en los genes:

La oportunidad de mejorar su posición social alteró la predisposición genética de este pequeño pez: en las células cerebrales se activó el gen egr-1, lo que a su vez dio lugar a una cascada de transformaciones fisiológicas que convirtieron al frágil pececillo en una perca autoritaria. El gen clave egr-1 se halla también en otras especies de animales vertebrados, lo que hace sospechar que su presencia podría ser habitual e incluso que podría estar activo en las personas.

Tenedlo en cuenta la próxima vez que critiquéis las maneras de un dictador o abusón de clase.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Menú