Compartir
Publicidad

¿Estamos ante la amenaza de quedarnos sin alimentos?

¿Estamos ante la amenaza de quedarnos sin alimentos?
Guardar
28 Comentarios
Publicidad

Desgraciadamente, la escasez de alimentos es un problema real. El Departamento de Agricultura de EE.UU. estima que la escasez de alimentos ha ido empeorando cada año en las últimas dos décadas. Sólo en 2010, hubo informes de que los cultivos fallan al no crecer correctamente en la India, Siria y en los Estados Unidos.

Según expertos de la Universidad de Columbia, uno de cada siete personas sufre inseguridad alimentaria. A pesar de esta grave realidad, la falta de alimentos puede que no sea el mayor problema de la humanidad a largo plazo, aunque de alguna manera esté relacionado.

Los expertos creen que la sobrepoblación es un problema mucho más urgente. De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la superpoblación significa que un área tiene más seres vivos de los que el entorno puede soportar de manera sana.

Aunque algunos países (sobre todo Europa) están teniendo una tasa de natalidad menor, otros tienen más que nunca. En la República Democrática del Congo, una persona muere cada 39 segundos, mientras que nace cada 10,5 segundos. En Etiopía, las cifras son similares: una persona muere cada 31.7 segundos, pero un bebé nace cada 8,3 segundos.

La mayoría de los países que tienen un crecimiento tan rápido son también países muy pobres, donde los recursos ya son escasos y cada céntimo se estira al máximo.

Al crecer la población, los recursos tienen que ser ampliados. Esto incluye no sólo alimentos, sino también agua potable, acceso a la vivienda, eliminación segura de los residuos y una atención médica universal. De hecho, el Instituto Nacional de Investigación en Alimentación y Nutrición (INRAN) cree que el número de personas en el mundo es alto para que se pueda mantener cierto bienestar, por lo que la población mundial tendría que reducirse casi un 70 % para que todo el mundo tenga acceso a un mínimo de recursos.

Poblaciones más grandes significa también más emisiones de CO2, mayor producción de basura, más deforestación y otros problemas ambientales.

A medida que la población crece y se queda sin espacio para la eliminación de la basura en la tierra, el océano se convierte en el próximo vertedero, tal como pasa con la Isla de Basura del Pacífico.

En fin, sobra gente ¿qué será lo próximo que inventen para nuestra propia destrucción?

Vía | Discovery

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad