Compartir
Publicidad

Xataka Ciencia viaja a Morhdorh (y II). ¿Esto cómo funciona?

Xataka Ciencia viaja a Morhdorh (y II). ¿Esto cómo funciona?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Colectores de PS20

Una vez que sabéis lo que nos podemos encontrar en dicha plataforma, voy a explicar cómo funciona una termosolar. La tecnología termosolar está basada en el concepto de la concentración de la radiación solar para producir vapor o aire caliente, que posteriormente puede ser usado en plantas eléctricas convencionales.

La captación de energía solar, que tiene una densidad relativamente baja, es uno de los mayores retos en el desarrollo de planteas termosolares.

Para la concentración la mayoría de los sistemas utilizan espejos debido a su gran reflectividad. Estos espejos concentran solamente la radiación directa y no la difusa debido a que esta última no puede ser concentrada de forma puntual o lineal.

El funcionamiento de los sistemas de torre es bastante sencillo, un campo de helióstatos o espejos móviles, orientados según la posición del Sol, reflejan la radiación solar para concentrarla hasta 600 veces sobre un receptor que se sitúa en la parte superior de una torre.

Este calor se transmite a un fluido con el objeto de generar vapor que se expande en una turbina acoplada a un generador para la producción de electricidad. Por lo que, podemos decir que el funcionamiento de la tecnología de torre se basa en tres elementos característicos: los helióstatos, el receptor y la torre.

aerea
Vía Google Maps

En cuanto a la tecnología termosolar Cilindro-Parabólica, su funcionamiento se basa en el seguimiento solar y en la concentración de los rayos solares en unos tubos receptores de alta eficiencia térmica, localizados en la línea focal de los cilindros.

En estos tubos, un fluido transmisor de calor, tal como aceite sintético es calentado a aproximadamente 400ºC por los rayos solares concentrados. Este aceite es bombeado a través de una serie de intercambiadores de calor para producir vapor sobrecalentado.

El calor presente en este vapor se convierte en energía eléctrica en una turbina de vapor convencional.

Las ventajas de la energía termosolar pueden ser muchas y, aunque la mayoría vayan encaminadas al beneficio del Medio Ambiente, otras son tales como que son fácilmente integrable en plantas térmicas convencionales de vapor o ciclo combinado a bajo coste adicional, se trata de una energía óptima para cubrir los picos de demanda eléctrica y es gestionable con hibridación y almacenamiento.

Obviamente este tipo de plataformas no le quitan trabajo a una nuclear, pero si encaminamos el futuro de las investigaciones en esta dirección, obtendremos grandes resultados.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad