La NASA invierte en el desarrollo de una impresora en 3D para imprimir comida y acabar con el hambre

Sigue a

a

Seguamente habréis oído algo sobre el revuelo generado por «Liberator», la pistola fabricada con plástico ABS y una impresora 3D. El arma en 3D ha recibido las críticas de diferentes sectores, que temen que se facilite aún más el acceso a las armas de fuego. Y es que la tecnología de las impresoras 3D va a revolucionar el mundo de los átomos tal y como Internet el mundo de los bits: difusión de conocimiento, proyectos colaborativos, código abierto, derechos de autor, abaratamiento de las copias, cambio de modelo de negocio… y más.

Pero las impresoras 3D no sólo serán capaces de imprimir toda clase de objetos, como un arma, sino también alimentos que podrían frenar el hambre en el mundo. Al menos así lo considera la NASA, que ha invertido 125.000 dólares en el desarrollo de un prototipo de una impresora en 3D para imprimir comida. Tanto el software como el hardware serán de código abierto.

lObviamente, cada cartucho de esta impresora contendrá azúcares, hidratos de carbono complejos, proteínas… consiste en una máquina que funciona con cartuchos de diferentes polvos alimenticios que, una vez mezclados e impresos, forman alimentos, aprovechando al máximo su contenido, sin desperdiciar “comida”. Además, los usuarios del aparato podrán controlar el valor nutricional exacto y la calidad de cada comida que preparan gracias a una pantalla táctil en la que pueden escoger parámetros como el contenido de carbohidratos y grasas. Y, por supuesto, contabilizar las calorías.

Vía | Quartz

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios