El primer coche teledirigido que funciona con anillas de latas de refresco

Síguenos

rcaluminum.jpg

Hace unos días, recibimos en el correo de Xataka Ciencia la presentación del primer coche teledirigido que se alimenta con las anillas de las latas de refresco. El creador ha sido un alumno de la Universitat Politènica de Catalunya, que, junto a su profesor, ha presentado este proyecto de fin de carrera.

Su nombre: dAlH2Orean (un nombre que se inspira en el DeLorean de Back to the Future que, como recordaréis, también se alimentaba con restos de la basura, como latas de refrescos).

El coche dAlH2Orean funciona con una pila de combustible alimentada por residuos de aluminio y agua, usando sosa cáustica doméstica como catalizador. El funcionamiento del coche se basa en tratar y vehicular adecuadamente el hidrógeno generado como reacción del contacto entre el aluminio y la sosa cáustica, una reacción química ya conocida.

El residuo del aluminio y la sosa cáustica disuelta en agua se introducen en el depósito del coche. La reacción de la sosa y el aluminio genera hidrógeno, del cual se eliminan los restos de hidróxidos mediante un filtro de vinagre y agua. El hidrógeno filtrado pasa a un contenedor de bolas de hielo de sílice, donde se le extrae la humedad para aumentar su rendimiento. Finalmente, el hidrógeno llega a la pila y la alimenta produciendo energía eléctrica, gracias a que una membrana separa los protones de los electrones hasta que se vuelven a encontrar en un entorno de oxígeno, y así se genera agua, calor y la energía que mueve el motor. Esta es la principal innovación del proyecto.

dAlH2Orean H2 R/C Car powered by Aluminium from Aleix Llovet on Vimeo.

Este sistema es absolutamente limpio, no genera CO2 y cierra el ciclo de vida del aluminio, lo cual reduce la contaminación derivada de su extracción, porque utiliza aluminio que ya es residual y que, en contacto con la sosa cáustica, produce hidrógeno y residuos de hidróxido de aluminio y de sosa, que pueden reutilizarse.

Una de las aplicaciones del dAlh2Orean se centra en el sector educativo. El coche es un objeto y un ejemplo idóneo para explicar el funcionamiento de las pilas de combustible o el cierre del ciclo de vida de los materiales y de los combustibles, con el objetivo de fabricar vehículos sostenibles.

De momento el proyecto servirá para reducir el coste de los packs de combustión para coches de radio control, que rozan los 4.000 euros. Gracias a este innovador sistema, el pack costaría unos 600 euros y no necesitaría un electrolizador.

Según los cálculos de los expertos, para mover un vehículo de unos 5 CV durante una hora serían necesarios unos 3 kg de aluminio y para motores de 60 CV se necesitarían unos 30 kg. El problema a resolver sería el circuito y el sistema de recarga. De momento, los inventores ya han contactado con algunas empresas para estudiar la viabilidad del proyecto.

Sitio Oficial | dAlH2Orean

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios