Publicidad
Publicidad

RSS anclaje

El efecto anclaje en medicina y el exceso de medicación

1 Comentario
El efecto anclaje en medicina y el exceso de medicación

No es la primera vez que hablamos del efecto anclaje en Xataka Ciencia, es decir, la tendencia de nuestro cerebro para quedarse temporalmente influido por ejemplo por una cifra a la hora de valorar si la siguiente cifra será muy alta o muy baja.

Este sesgo cognitivo también tiene lugar en las mentes más preparadas, incluso entre profesionales que siguen estrictos protocolos de diagnosis como los facultativos.

Leer más »

¿Esto es caro? De cómo el precio de una cosa nos dice poco acerca del valor de una cosa

30 Comentarios
¿Esto es caro? De cómo el precio de una cosa nos dice poco acerca del valor de una cosa

No puedo dejar de asombrarme cuando los defensores acérrimos de los derechos de autor, del copyright y de, en suma, una concepción de la cultura, de la información, como algo escaso y precioso que debe protegerse a toda costa (incluso pisoteando otros derechos más importantes), no dejo de asombrarme, digo, cuando esgrimen la peregrina pero difundidísima idea de que estamos restándole valor a los libros, a la música, a las películas que nos descargamos ávidamente de Internet sin pagar un euro por ello.

Porque, sostienen, si no pagamos nada por algo, entonces ese algo no tiene valor. Y, al no tener valor, concluyen, entonces se desprecia, lo que conduce a que aún se reclame mayor gratuidad, como el pez que se muerde la cola.

Como yo no os cobro dinero por leer lo que aquí publico, supongo que todo lo que aquí publico no tiene ningún valor para vosotros o sencillamente es basura. Y es posible que sea basura (según la ley de Sturgeon, “el 90 % de cualquier cosa es basura”), pero estoy convencido de que lo será con independencia del precio que os haga pagar por ello (por esa misma regla de tres, Justin Bieber debe de componer mejor música que miles de intérpretes porque las entradas a sus conciertos son carísimas y el tío los llena).

Leer más »
Publicidad

Lo difícil que es cambiar de opinión

18 Comentarios
Lo difícil que es cambiar de opinión

No me considero un visionario o una persona particularmente inteligente. Sin embargo, una de mis mayores aficiones consiste en leer libros que me explican cosas que difícilmente llegan a los medios de masas, como la televisión o los periódicos. Y si lo hacen, es de forma superficial o sesgada. Y además lo hacen con bastante retraso.

Uno de mis ejemplos favoritos es el debate público que suscitó la clonación de la oveja Dolly. Muchos intelectuales de pacotilla, periodista de gaceta o meros parroquianos de bar empezaron entonces a discutir la moralidad de dicho avance científico y sus implicaciones para el ser humano del futuro. El problema es que cualquier lector de ciencia ficción mínimamente formado ya llevaba un cuarto de siglo reflexionando sobre esos mismos temas… así que tuvo que aguantar durante años que en los medios de comunicación se soltaran lugares comunes que él ya había superado.

Otro ejemplo que ahora estoy experimentando en mis propias carnes es el de los derechos de autor y la reconvención de los mismos en un mundo donde el coste de la copia y la distribución es prácticamente cero. Hace casi diez años, cuando empecé a interesarme por estos temas, sobre todo de la mano del abogado David Bravo, los profesores Lawrence Lessig y Jorge Cortell o el periodista Nacho Escolar, todos los que debatíamos el actual modelo de negocio de la cultura parecíamos algo así como hippies trasnochados, antisistema de salón o meros ladrones o piratillas con parche en el ojo.

Leer más »

El efecto anclaje: la contaminación de juicios y convicciones

46 Comentarios
El efecto anclaje: la contaminación de juicios y convicciones

No es la primera vez que os hablo de la poca solvencia de nuestro cerebro a la hora de elaborar juicios o forjar convicciones sobre el mundo. El efecto anclaje no es más una de estas manifestaciones del la imperfección.

El efecto anclaje contamina nuestra opinión sobre las cosas mediante información periférica o incluso irrelevante.

Un ejemplo tonto lo constituye el preguntar cuán divertidos son los dibujos animados de la tele: si el sujeto sostiene un bolígrafo entre los dientes con delicadeza, sin que llegue a tocar los labios, considera los dibujos animados más divertidos si el sujeto está sosteniendo un bolígrafo con los labios apretados. Esto ocurre porque, al sostener el bolígrafo con delicadeza, las comisuras de nuestros labios apuntan hacia arriba, formando una especie de sonrisa. Este gesto tiende a generar pensamientos felices: sonreír mejora el humor aunque la sonrisa sea forzada.

Leer más »
Publicidad

Menú