Síguenos

gafas

Ni los genes, la televisión o los videojuegos, ni el incremento de actividades como la lectura y la escritura son los culpables de la miopía, sino una simple falta de luz solar. Así lo afirman un grupo de investigadores en el último número de la revista médica The Lancet.

Se cree que la exposición a la luz del Sol estimula la producción de una sustancia química llamada dopamina, que detiene el globo ocular de un crecimiento alargado y distorsiona el foco de luz que entra al ojo.

Está bastante claro que la liberación de dopamina la estimula la luz brillante, esto impide el crecimiento de la miopía

Afirma el investigador Ian Morgan, de la Australian National University , principal autor del estudio.

El alumno medio de una escuela primaria de Singapur, donde nueve de cada diez son miopes, pasa al aire libre unos 30 minutos al día, donde la prevalencia de la miopía en los niños de origen europeo es de aproximadamente el 10%.

La cifra en Gran Bretaña oscila entre el 30 y 40 %, mientras que en África prácticamente es nulo, entorno al 2 %, según Morgan.

Los niños en Asia Oriental se dedican a ir a la escuela, sin salir al patio, para luego irse a casa directamente, quedándose en el interior. Por lo que normal es echarle la culpa a la televisión

Dice Morgan.

Las escuelas con mayor número de miopes se encuentran en las ciudades de China, Taiwán, Hong Kong, Japón, Singapur y Corea del Sur, donde se vieron afectados entre el 80 y el 90% de los alumnos, hoy ya adultos. De éstos, entre el 10 y 20 por ciento tienen una enfermedad llamada miopía alta, que puede conducir a la ceguera.

La mayoría de lo que hemos visto en el este de Asia se debe al entorno, no a la genética

Concluye Morgan, contrariamente a la creencia común de hace 50 años.

Vía | ABC Science

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios