Compartir
Publicidad

Cosas que no sabías de las hemorragias nasales: mató a Atila y no debes inclinar la cabeza hacia atrás si la sufres

Cosas que no sabías de las hemorragias nasales: mató a Atila y no debes inclinar la cabeza hacia atrás si la sufres
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

Casi todo el mundo ha tenido que sufrir alguna vez una hemorragia nasal. Un puñetazo. Una caída. Un estornudo demasiado fuerte. Un cambio brusco de la temperatura. O simplemente ninguna razón en particular (al menos que sepamos ver en una primera exploración).

Pero hay muchas cosas que posiblemente no sabíais de una hemorragia nasal, como que fue la causa de la muerte de Atila, el rey de los hunos. Ni asolando una ciudad romana, ni asesinado por un conspirador. El hombre al que los romanos llamaban flagellum Dei (el flagelo de Dios), murió en la cama. Por una hemorragia nasal. Al parecer, según el historiador romano Priscus, se le reventaron los vasos sanguíneos de la nariz mientras dormía y murió ahogado en su propia sangre.

Más cosas:

-Según el British Medical Journal, se puede detener la hemorragia nasal presionando la punta de la nariz durante unos cinco o diez minutos. Así se ayuda a la coagulación de la sangre. También es útil una compresa fría, o una bolsa de hielo, sobre el puente de la nariz. Si la hemorragia dura más de veinte minutos o si es consecuencia de un golpe en la cabeza, se recomienda ir al médico.

Pero no inclinéis la cabeza hacia atrás, pues podríais dirigir la hemorragia hacia la garganta. Tragar sangre irrita el estómago y puede provocar náuseas y vómitos. Y si la sangre pasara a los pulmones por la tráquea, podría ahogaros, como le pasó a Atila.

-El término científico para una hemorragia nasal es “epistaxis”, que significa “goteo desde arriba” en griego.

-La mayoría de las epistaxis se producen en la sección frontal de la nariz, bajo el hueso de la nariz, o septo. Se la conoce como área de Kiesselbach en honor al otorrinolaringólogo alemán Wilhem Kiesselbach, que escribió el libro de texto definitivo sobre el tema, titulado Nosenbluten (Hemorragias nasales).

-Existe la llamada “menstruación vicaria”. Antes de que penséis cosas raras, se trata de una simple hemorragia nasal femenina, pero producida por los elevados niveles de estrógenos durante el período, que pueden incrementar la presión arterial y hacer que los vasos sanguíneos se hinchen y se rompan.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad