Compartir
Publicidad

Cosas que no sabías sobre el sexo y el emparejamiento humanos (II)

Cosas que no sabías sobre el sexo y el emparejamiento humanos (II)
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

-El lenguaje no verbal para seducir a una pareja potencial es tan importante como el lenguaje verbal, tal y como se señala en ‘La nariz de Charles Darwin’ de José Ramón Alonso:

Se ha calculado que cuando te encuentras con un desconocido, la impresión que tiene de ti se basa en un 55 % en tu apariencia y lenguaje corporal, un 33 % en tu forma de hablar y tan solo un 7 % en lo que realmente dices. (…) Hay una serie de actos sencillos que le dicen a otra persona “me gustas”. Adoptar una postura abierta, acogedora, sin cruzarnos de brazos, ni escondernos detrás de una mesa, así como copiar las posturas del otro, ayudan a crear un sentimiento de afinidad y disponibilidad. Un aspecto interesante en este sentido es copiar el lenguaje corporal ajeno. La mayoría de las personas no se dan cuenta de que las estás imitando pero tienden a evaluar más favorablemente a aquellos que lo hacen.

-En 2004, los psicólogos Arhtur Aron y Barbara Fraley realizaron un experimento en el que dos individuos desconocidos tenía que llevar a cabo una actividad juntos. Una de las actividades provocaba la risa (por ejemplo, aprender pasos de baile mientras uno llevaba una venda en los ojos). Los sujetos que se rieron con sus parejas desconocidas se sintieron más cercanas y atraídas hacia ella.

En la misma línea, las parejas que compartían detalles mínimos de sus vidas personales y dedicaban unos minutos a mirarse a los ojos también experimentaban mayor cercanía y atracción. Ya dijo Shakespeare que el amor no está en el corazón sino en los ojos.

-La música es importante para que se produzca la magia del amor, tal y como sugiere un estudio de 1980 llevado a cabo por los psicólogos May y Hamilton. En el estudio, las mujeres evaluaban fotos de hombres de forma más halagüeña cuando sonaba de fondo un rock suave, con ritmos de batería y tempo rápido.

-El miedo o la adrenalina de una situación también favorecen el contacto romántico entre dos personas, tal y como refiere un estudio de 1970 de los psicólogos Don Dutton y Arthur Aron realizado en el puente Capilano, una de las principales atracciones turísticas de Vancouver.

Este puente colgante tiene 136 metros de longitud y una caída de 70 metros. Una atractiva mujer se acercó a los turistas varones y les preguntó si deseaban tomar parte en un experimento. Los que dijeron que sí, tuvieron que realizar un breve comentario sobre una foto que les mostró, algo sencillo, pero con la complicación de encontrarse en un puente que oscila y cruje. Al terminar, la chica les dio su número de teléfono garabateado en un papel por si querían formular alguna pregunta adicional. Como control, la chica hizo el mismo paripé con sujetos similares que acababan de cruzar un pequeño y seguro puente de un parque público. Los comentarios de los hombres que habían cruzado el puente arriesgado tuvieron una mayor carga efectiva, e incluso sexual, que los de los hombres del parque. Además, 9 de los 18 hombres que se cruzaron el puente colgante llamaron al número que les había proporcionado la joven, mientras que sólo lo hicieron 2 de los 16 varones abordados en el parque.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad