Homeopatía: ¿una sola molécula entre la distancia de la Tierra al Sol?

Sigue a

tierra-y-sol.jpg

Hay muchas y variadas razones para desautorizar a la homeopatía. Falta de ensayos clínicos, placebo, propiedades que violan los principios de la física, etc. Pero en el genial libro de Ben Goldacre, Mala ciencia, he encontrado la que quizás sea la más gráfica.

Para eso tenéis que imaginaros la gigantesca distancia que hay entre la Tierra y el Sol. ¿La tenéis en mente? Nada de un viaje de 10 horas en coche por la autopista. Ni tampoco un vuelo transoceánico de otras 10 horas. Estamos hablando de una distancia mucho mayor: 150 millones de kilómetros, posiblemente una distancia que poca gente cubrirá en toda su vida. Bien, mantened esa imagen ahí.

Ahora vayamos a la definición de homeopatía según el sitio web de la Sociedad de Homeópatas, la mayor organización de éstos en el Reino Unido. En esa definición se indica “30C contiene menos de una parte por millón de la sustancia original”.

Recordemos: la homeopatía define la potencia de sus remedios de acuerdo al número de diluciones: cuanto más diluidos estén, más potentes las considera. Esta dilución debe realizarse de una forma concreta, empezando por verter una gota del extracto original en 99 gotas de agua. De este manera se crea una dilución 1C (una parte de extracto por 100) que hay que agitar enérgicamente (sucuciones) y así se debe proseguir añadiendo una gota de esa dilución 1C a otras 99 gotas de agua para crear una dilución 2C. Esta dilución 2C tiene por tanto una parte de extracto y 9999 de agua.

Es decir, en una 30 C estamos hablando de una dilución de un 1 seguido de 60 ceros. Ahora veamos lo que dice Ben Goldacre acerca de eso:

Para dotarnos de cierta perspectiva, sepan ustedes que en una piscina olímpica sólo hay unas 100.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 moléculas de agua en total. Ahora imagínense una esfera de agua con un diámetro de 150 millones de kilómetros (la distancia entre la Tierra y el Sol). Se tardan ocho minutos luz en recorrer esa distancia. Pues bien, piensen en una esfera de agua de ese tamño con una sola molécula de otra sustancia en ella: eso es una dilución de 30C.

O de 30,89C para los más quisquillosos.

En una dilución homeopática de 200C (y pueden comprar diluciones mucho más elevadas aún en cualquier proveedor homeopático), la sustancia tratante está diluida a razón de una parte entre un número de partes superior (y por un gigantesco margen). Dicho de otro modo, el universo contiene 3 × 10 80 metros cúbicos de espacio de almacenaje (ideal para formar una familia): si lo llenáramos de agua e incluyéramos una sola molécula de un ingrediente activo, estaríamos hablando de una mísera dilución de 55C.

Vía | Mala ciencia de Ben Goldacre

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios