Compartir
Publicidad

Se estima que seremos 9.900 millones de personas en el año 2050

Se estima que seremos 9.900 millones de personas en el año 2050
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Actualmente, somos 7.400 millones de personas, y solo para el año 2050, una nueva revisión realizada por Population Reference Bureau (PRB), esta cifra se incrementará nada menos que un 33%, alcanzándose así la cifra de 9.900 millones de personas.

Lo más llamativo es que, si continúa adelante el ritmo de crecimiento, en el año 2053 ya seríamos más de 10.000 millones de personas, a pesar de la disminución de las tasas de fertilidad que ya se experimenta en muchos países. Básicamente, la responsable de este crecimiento será África, cuya población se espera que se duplique.

Human 945258 960 720

Somos más pero sobra espacio

La población en 29 países crecerá a más del doble. Casi todos estos países se encuentran en África. En Níger, el país con la mayor tasa de natalidad, la población será más del triple que la actual. En países del África subsahariana, con casi promedios de seis hijos por mujer.

La población en China caerá en 34 millones, 9,6 millones en Alemania, 7,9 millones en Rusia y 3,5 en España. La población de los Estados Unidos será de 398 millones, un 23 por ciento más de los 324 millones de actualmente.

Sin embargo, si somos muchos o pocos, si hay superpoblación o no, es algo que se ha discutido a lo largo del último siglo, siempre advirtiendo de que estábamos justo al límite. Hace dos siglos, el economista Thomas Malthus ya lanzó las campanas al vuelo sobre los problemas de la superpoblación.

Background 914350 960 720

¿Superpoblación?

Ese límite, sin embargo, siempre se ha desplazado más lejos. En conscuencia, el problema de la superpoblación no es un problema de espacio (toda la humanidad cabría en una zona del tamaño aproximado de la Península Ibérica con una densidad demográfica similar a la de Nueva York), sino de recursos disponibles. Pero el cálculo de los recursos disponibles a menudo subestima el progreso de la tecnología. Como señala el economista Paul Romer en el libro de Steven Pinker La tabla rasa:

Todas las generaciones han percibido los límites al crecimiento que resultarían de unos recursos finitos y unos efectos secundarios no deseables si no descubrían nuevas fórmulas o ideas. Y todas las generaciones han subestimado el potencial para encontrar nuevas fórmulas e ideas. Ha sido constante la incapacidad de comprender cuántas ideas quedan por descubrir.

Por ejemplo, hace apenas unas décadas parecía que habíamos logrado obtener el máximo de comida de la agricultura mundial. Parecía que muchas bocas se quedarían sustento. Pero Fritz Haber y Carl Bosch idearon un sistema para fabricar grandes cantidades de fertilizante de nitrógeno inorgánico, multiplicando por diez la eficiencia de la agricultura. Y la tecnología también funciona como un poderoso regulador de la natalidad, también en países como África, donde cada vez está más cerca, por ejemplo, el acceso a agua salubre: el agua es el mejor profiláctico: a más agua, menos hijos.

En otras palabras, tal vez el poder de nuevas ideas debido a la presión demográfica mezclado con la autorregulación de la natalidad reconfiguren el mundo de formas que aún no podemos prever. O quizás las ideas de que somos demasiados son producto de nuestro cerebro forjado en la Edad de Piedra, donde no era suficiente asumir la existencia de más de 150 individuos de promedio. Tal vez, quién sabe, la única manera de conquistar otros mundos es que la presión de la superpoblación exija la creación de soluciones tecnológicas cada vez más eficientes, así como planes para explorar otros mundos en busca de más recursos... algo que incluso será más asequible si en vez de ser 7.000 millones de mentes pensando somos más de 10.000.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad