¿Por qué hay personas que tienen los ojos de diferente color?

Síguenos

Miras a David Bowie y te parece extraterrestre. Porque tiene los ojos de distinto color, y por otras razones. Pero vamos a dejar esas otras razones y centrémonos en sus ojos bicolores. ¿Por qué hay personas que tienen ojos de distinto color? ¿Existe la posibilidad de que algún día os cambie el color de un solo ojo?

No es necesario que os pongáis lentillas coloreadas para que esto suceda. La heterocromia iridium suele ser la responsable de la mayoría de ojos de distinto color. Es un rasgo bastante frecuente en perros, gatos y caballos, pero muy rara en los seres humanos.

También puede darse una modalidad todavía más rara de esta afección: que diferentes colores se presenten en un mismo ojo, creando un efecto jaspeado.

Las dos formas de heterocromia pueden ser congénitas o sobrevenir a causa de una enfermedad, lesión o reacción a un medicamento. Por ejemplo, algunos colirios que se usan para tratar el glaucoma, como el latanoprost (Xalatan), pueden oscurecer el iris. Si sólo os ponéis gotas en uno ojo, os podréis quedar con los ojos de color diferente.

Por ejemplo, en el caso de David Bowie: nació con ambos ojos azules, pero en una pelea en el patio del colegio, un alumno le clavó un compás en el ojo, provocándole lo que se denomina una heterocromía por depósito de hierro secundaria a un traumatismo. Sus pupilas tampoco son del mismo tamaño: el compás no sólo provocó que el color de uno de sus ojos se alterara, sino que se produjo la parálisis de los músculos del iris que lo cierran o lo abren. Por eso la pupila de su ojo izquierdo tiene siempre el mismo tamaño independientemente de la luz a la que se exponga.

Además de Bowie, también tienen los ojos de diferente color Kate Borworth, Jane Seymour, Kiefer Sutherland y Christopher Walken. Y se dice que Aristóteles, Alejandro Magno y Louis Pasteur también los tenían así.

La discrepancia de color en los ojos también es un signo que distingue a un tipo de glaucoma llamado glaucoma pigmentario, que afecta principalmente a hombres jóvenes. Otras señales de galucoma pigmentario pueden ser visión borrosa y dolor ocasional después del ejercicio o esfuerzo físico. Los ojos de distinto color pueden también indiciar una antigua lesión ocular. Y también pueden ser una señal, poco frecuente, de tumores benignos en la piel y de cáncer de piel.

Vía | Escucha tu cuerpo de Joan Liebmann-Smith

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios