La montaña rusa que frenó el tumor cerebral de una chica de veinte años

Sigue a

Este mes tuve la oportunidad de visitar PortAventura, cuya experiencia podéis leer aquí, y así pude enfrentarme a algunas de las montañas rusas más monstruosas del mundo, como Shambhala (récord europeo de altura: 76m), Furius Baco (se produce una aceleración de 0 a 135 km/h en 3,5 segundos) o Dragon Khan (alcanza una velocidad de 110 km/h y cuenta con 8 inversiones).

De la mayoría de ellas salí entre noqueado y eufórico, sin embargo, nunca pensé que una de estas atracciones fuera capaz de frenar un tumor cerebral.

Es lo que le pasó a una chica de veinte años llamada Emma Bassett, al más puro estilo El Mundo Today. Los daños producidos por su tumor (que tenía desde los cinco años) impedían que el líquido cefalorraquídeo circulara normalmente, y la presión por su acumulación podía acabar con su vida. Pero todo volvió a su cauce al subirse a una montaña rusa situada en Thorpe Park (ubicado al sudeste de Inglaterra): el zarandeo logró “destaponar el circuito”.

La montaña rusa permitió que se aliviara la presión craneal, lo que le cedió a Emma unos días más de vida (un poco más, y el tumor la habría matado). Unos días extra que fueron suficientes para permitir una operación de urgencia y salvar su vida.

Tras la operación no podía andar, hablar o comer sin ayuda. Pero estaba decidida a vencer al tumor. Me ha costado años de duro esfuerzo, pero por fin ahora puedo llevar la vida que siempre he querido. En el último análisis no hay señal de que el tumor pueda reaparecer, lo que es una gran noticia.

Vía | La ciencia es bella | Enciclopedia médica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios