Compartir
Publicidad

Sumergiéndonos en la escala atómica con cifras y analogías

Sumergiéndonos en la escala atómica con cifras y analogías
Guardar
17 Comentarios
Publicidad

Siguiendo al línea de la entrada Algunas cifras y analogías sobre los átomos, vamos a seguir intentando adecuar nuestro pensamiento a la pequeñísima escala atómica a fin de imaginar un poco mejor el tamaño de lo que nos rodea.

-Si agrandáramos un balón de fútbol hasta que alcanzara el tamaño de la Tierra, un átomo de dicho balón tendría entonces el tamaño de un guisante grande. Los átomos más grandes, como los del plutonio, tendrían una tamaño aproximado de una pelota de golf. Hay que recordar, igualmente, que la Tierra es gigantesca. Tanto que, para verla entera con nuestra vista haría falta que nos eleváramos unos 332 km.

-Si agrandáramos un átomo hasta el tamaño de un balón de baloncesto, entonces una moneda tendría el tamaño de la Tierra.

-Si quisiéramos jugar al fútbol con un átomo, deberíamos aumentar su tamaño 1.500 millones de veces. Si incrementáramos el tamaño de un ser humano en la misma escala, entonces este ser humano tendría una altura de casi 2,5 millones de km, y su peso sería mayor que el de las poblaciones de India y China a la vez.

O señana Joel Levy en 100 analogías científicas:

Los paramecios son diminutos animales unicelulares. Si quisiéramos ver a simple vista un paramecio que nada en una gota de agua, tendríamos que aumentar esa gota hasta que tuviese 6 m de anchura. Si quisiésemos ver un átomo a simple vista, tendríamos que aumentar la gota hasta que tuviera casi 70 km de anchura, en cuyo caso el paramecio tendría una longitud de unos 13,5 me, mayor que la de un tiburón blanco.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad