Sigue a

Los átomos son tan increíblemente diminutos que pueden colocarse nada menos que 5 billones de ellos sobre la cabeza de un alfiler.

-En un grano de arena encontramos 2,2 trillones de átomos.

-En un glóbulo rojo humano, 10 billones de átomos.

Y es que un átomo típico posee una anchura de 0,32 nanómetros, es decir, 0, 00000032 mm. El átomo más pequeño es el de hidrógeno, que solo tiene 0,24 nanómetros. Un tamaño gigantesco si lo comparamos con el grosor de un electrón, que tiene un femtometro: 0,0000000000000001 metros.

Tal y como explica Joel Levy en su libro 100 analogías científicas:

El tamaño de los átomos no varía mucho porque, aunque los elementos más pesados tienen muchos más electrones, también tienen muchos protones en el núcleo, de modo que la fuerza de atracción entre las partículas positivias y negativas es más fuerte y los electrones no se alejan demasiado. El peso de un átomo de plutonio es más de 200 veces mayor que el de un átomo de hidrógeno, pero su diámetro es sólo tres veces mayor, aproximadamente.

Un pelo humano tiene un espesor aproximado de medio millón de átomos. Y como el número de cabellos en una cabeza humana varía con el color, podemos decir que aproximadamente, podemos multiplicar ese espesor de 500.000 átomos por 140.00 cabellos (rubios), 110.000 (castaños), 108.000 (morenos) o 90.000 (pelirrojos).

Otra analogía para entender lo diminuto que es un átomo es que si se compara con una raya de 1 mm de longitud, un átomo es como una hoja de papel frente al Empire State Building.

Si nuestros átomos fueran del tamaño de una manzana nosotros seríamos tan grandes que el sistema solar cabría en la palma de nuestra mano. Si ampliáramos una manzana hasta que tuviera el tamaño de la Tierra, entonces los átomos de la manzana serían tan grandes como la propia manzana es en realidad.

Para entender el mínimo tamaño de un átomo, siempre me gustó la analogía de imaginar un átomo del tamaño de un estadio deportivo internacional. Los electrones se encuentran en la parte alta de las gradas; se ven tan pequeños como la cabeza de un alfiler. El núcleo del átomo está en el centro del campo y tiene el tamaño aproximado de un guisante. El átomo, pues, está casi vacío.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

21 comentarios