Sigue a

mareas

El GIR (Grupo de Investigación Reconocido) de Ingeniería de los Fluidos de la Universidad de Valladolid, en colaboración con la Universidad de Mohammed V de Rabat (Marruecos), ha trabajado en el uso de las corrientes oceánicas como fuente de energía, en particular, en el diseño de una turbina de tipo OWC (siglas en inglés de Columna de Agua Oscilante) para aprovechar la energía de las olas.

Se trata de una instalación que, colocada en puertos, aprovecha la fuerza de las mareas para crear energía.

Es una especie de cámara que, al subir y bajar el oleaje, el agua entra en ella. Al ascender el nivel de agua el aire que está por encima sale y es ese aire el que, al pasar por la turbina, hace que gire y que se obtenga la energía eléctrica que va a las torres de alta tensión

Detalla el coordinador del grupo vallisoletano, César Méndez.

A diferencia de las turbinas de centrales hidroeléctricas en las que el fluido circula en la misma dirección, en el caso de la turbina oceánica el aire pasa primero en un sentido y, al bajar la marea, en el contrario.

Y aquí es donde reside el problema, ya que lo álabes (cada una de las paletas curvas de la turbina) están diseñados para optimizar el rendimiento siempre en la misma dirección de flujo.

Así, los primeros diseños de estos generadores incluían válvulas anti retorno que se cerraban cuando la ola retrocedía y se abrían de nuevo al subir la marea. Pero en este tipo de instalaciones se desaprovecha la mitad del ciclo, por lo que la eficiencia no es buena.

Actualmente se está trabajando en la optimización del diseño para obtener un mayor aprovechamiento del ciclo, diseñando otro tipo de turbinas que aprovechaban la corriente en los dos sentidos.

En los últimos años se han propuesto básicamente dos tipos de turbinas, las turbinas wells y las de impulso que, concretamente, son las que más se han impuesto. En los dos sentidos el rendimiento no es igual, pero al final en un ciclo completo el aprovechamiento es bastante bueno

Indica el coordinador del grupo.

En este sentido, los diseños tienen que ser más o menos simétricos y se trata de que, aunque la corriente vaya al revés, la turbina gire en el mismo sentido.

De esta manera, se están estudiando los posibles diseños y comparando los distintos tipos de turbinas para llegar a un modelo óptimo, como por ejemplo: análisis en el diseño de los álabes (fijos o móviles), los ángulos o los deflectores.

Vía | DICYT

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios