Las singulares casas de algunos animales: rascacielos de termitas, grandes ciudades de perros, búnkeres de cerdos hormigueros… (y II)

Sigue a Xatakaciencia

a

Seguimos con las chozas que se construyen los animales, iniciado en la anterior entrega de este artículo.

Megalópolis

El equivalente de Manhattan en el mundo animal es sin duda una “ciudad” descubierta a finales del siglo pasado en el estado de Texas, Estados Unidos, que por aquel entonces tenía aproximadamente 400 millones de habitantes, ocupando un territorio de 65.000 kilómetros cuadrados, el doble de extensión que Holanda.

Sus habitantes eran perritos de la pradera (Cynomys), un género de esclúridos emparentados con las marmotas y los “Spermophilus”.

Ese animal roedor, que tiene un parecido a las marmotas, que alcanza una altura máxima de medio metro, excava extensas cuevas subterráneas, en las que cada familia tiene su vivienda y su propia salida. Entre las viviendas no hay ninguna comunicación subterránea. Sin embargo, los senderos pisoteados entre las “puertas de las viviendas” muestran que visitan con frecuencia a sus vecinos.

Búnkeres

oso hormiguero Como me asuste… me construyo una casa
Algunos ricachones no dudan en instalarse una habitación del pánico en casa: al mínimo peligro, se introducen en su búnker con las comodidades de un hotel de cinco estrellas. En el reino animal, existe un equivalente.

Aunque a todos nos suena que el Correcaminos enterraba la cabeza en el suelo cuando detectaba un peligro, lo cierto es que tal idea es un mito, probablemente alimentado por la serie de dibujos homónima. Si hay que buscar un animal que, al mínimo peligro, no sólo introduce su cabeza, sino todo su cuerpo (incluso se construye un alojamiento para tal efecto) es el cerdo hormiguero.

Entre los mamíferos probablemente sea el excavador más veloz: por eso prefiere hacer un agujero y meterse en él antes de salir corriendo.

Okupas

El cerdo hormiguero, pues, es algo así como un especulador inmobiliario: construye muchos alojamientos bajo tierra, pero los abandona al poco tiempo. Así que dichos alojamientos se acaban llenando de okupas.

Okupas como los jabalíes , los tejones o las serpientes.

Parque de atracciones

Que se sepa, la nutria es el único animal que construye plazas para juegos.

Construye pistas de barro en los taludes de las orillas y en invierno incluso pistas de hielo para deslizarse. Los padres y las crías se deslizan hacia el agua con idéntico entusiasmo.

Nidito de amor

pájaro Tilonorrinco aprovechando unos tapones de botella que había por ahí
Hay animales que, como algunos donjuanes, se construyen un alojamiento lujoso y seductor a fin de atraer a las hembras. En ellos solo falta la música de Barry White.

Es el caso del pájaro de Australia y Nueva Guinea: el tilonorrinco. Los machos de esta ave construyen complicados nidos que decoran exagerada y fútilmente con diversos objetos, como orquídeas, conchas de caracoles, bayas y cortezas de árbol. Algunos de ellos incluso pintan literalmente esas enramadas con residuos de frutas que regurgitan, empleando hojas o cortezas a modo de pincel.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios