Compartir
Publicidad
Publicidad

La sangre: todo lo que necesitas saber (I)

La sangre: todo lo que necesitas saber (I)
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En este primer artículo de una serie de dos entradas para explicar un poco de qué se compone la sangre y los diferentes grupos sanguíneos, definiremos brevemente cada uno de los elementos que compone la sangre en los humanos y las funciones que realiza cada célula, partícula o fluido.

La sangre es un tejido fluido de color rojo (porque cuando los átomos de hierro de la hemoglobina que tenemos en los eritrocitos, están oxidados - es decir, transportan oxígeno - son de ese color) que circula por nuestras venas - desoxigenada - , arterias - oxigenada - y capilares - ambas - (sistema circulatorio).

Qué forma la sangre

Los adultos tienen entre 3,5 y 4,5 litros de sangre (dependiendo del género y peso corporal).

Este fluido está constituido por una parte líquida, sin células, que se llama plasma (representa el 55% del volumen total de la sangre) y otra (45% restante) que se compone de eritrocitos (glóbulos rojos - un 96% de la parte no líquida -), leucocitos (glóbulos blancos - menos del 1% -) y trombocitos (plaquetas - aproximadamente un 4% -).

Los eritrocitos, trombocitos y leucocitos se originan a partir de unas células madre hematopoyéticas situadas en la médula ósea a través de dos procesos de diferenciación: la eritropoyesis (eritrocitos) y la mielopoyesis (trombocitos y leucocitos).

Eritrocito

El plasma se encarga del transporte de metabólitos (glucosa - "azúrcares" - , lípidos - "grasas" - , aminoácidos - "vitaminas" - ), iones (sodio, calcio..., que contribuyen a la osmoregulación - mantener la presión osmótica celular a unos niveles fisiológicos óptimos y constantes - ), catabólitos (urea - que se evacúa tras un filtrado renal vía urinaria/fecal - ), hormonas (contribuyen a la regulación funcional de algunos órganos), gases disueltos, proteínas (mantienen estable la presión oncótica - presión sanguínea - ) y otras substancias no hidrosolubles - que no se disuelven en agua - (transportadas con ayuda de otras proteínas). Además contribuye a la termoregulación corporal (transferencia de calor).

Los glóbulos blancos

Los leucocitos tienen función defensiva y se dividen, según la presencia de gránulos en el citoplasma, en granulocíticos (neutrófilos, eosinófilos y basófilos) y no granulocíticos (monocitos y linfocitos).

Granulocíticos (gránulos en el citoplasma):

  • Neutrófilos (60-70%): Presentan un tamaño medio, un citoplasma con muchos gránulos pequeños y un núcleo lobulado. Su misión es fagocitar (comerse y digerir partículas extrañas). Se tiñen con colorantes ácidos y básicos.
  • Eosinófilos (1-3%): Presentan un tamaño medio, un citoplasma con pocos gránulos medianos y un núcleo con dos lóbulos. Está relacionado con alergias y parasitismo. Se tiñen con colorantes ácidos.
  • Basófilos (<1%): Citoplasma con pocos gránulos grandes y núcleo abombado. Contribuyen a la respuesta inmunitaria segregando heparina (anticoagulante) y histamina (inflamación).
Leucocitos

No granulocíticos (sin gránulos en el citoplasma):

  • Monocitos (4-6%): Son los leucócitos de tamaño mayor. Tienen el núcleo muy grande y se convertirán en macrófagos (fagocitan).
  • Linfocitos (25-35%): son los leucócitos de menor tamaño. Su núcleo es denso y ocupa prácticamente la totalidad de la célula. No fagocitan y son los responsables de la respuesta inmune.

Existen varios tipos de linfocitos:

  • Linfocitos B: responsables de la producción de inmunoglobulinas y anticuerpos (glucoproteínas del tipo gamma globulina que son empleados para identificar y neutralizar elementos extraños) que se adhieren a un antígeno específico (sustancia que desencadena la formación de anticuerpos). Respuesta inmunitaria específica.
  • Linfocitos T: detectan antígenos unidos a moléculas del CMH (Complemjo Mayor de Histocompatibilidad - permite la identificación de moléculas propias y extrañas -). Los CD4+ (T4) reconocen los antígenos presentados por el CMH-II y los CD8+ reconocen los presentados por el CMH-I. Respuesta inmunitaria específica.
  • Natural Killer (NK): participan en la inmunidad innata (no específica y también tienen propiedades líticas).
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad