Estaban muertos, venían de parranda

Sigue a Xatakaciencia

mirlo

Una serie de extrañas muertes en mirlos jóvenes han causado alarma en Reino Unido. Expertos ornitólogos y agentes de la policía fueron llamados después de que aparecieran más de una docena de pájaros muertos, muchos con lesiones graves, en una escuela primaria en Cumbria, Inglaterra.

Se llegó a pensar en algún tipo de enfermedad como la gripe aviar, pero las autopsias descartaron cualquier tipo de epidemia.

Uno de los pocos mirlos encontrado con vida se mostraba patoso, atontado, golpeaba sus alas en el suelo para mantener el equilibrio, apoyándose contra las paredes del lugar para permanecer de pie.

¿Qué pudo haber pasado para que se comportaran de esta manera?

Según el informe, publicado en la revista Veterinary Record, lo único que los examinadores pudieron encontrar en los estómagos de estas aves fue unas bayas con alto olor a fermentación. La posterior prueba toxicológica determinó altos niveles de alcohol puro en el hígado de las aves.

Muchas de las aves habían muerto por lesión traumática, posiblemente relacionadas con las colisiones en el vuelo tras la intoxicación

Señalan los investigadores del laboratorio veterinario.

La inestabilidad en los pies, la tendencia a caerse y a perder la capacidad de controlar el vuelo es mucho más que un problema cuando se pasan la mayor parte del tiempo entre los árboles o en el aire

Añaden.

Los investigadores descubrieron que la existencia de unas bayas en el suelo, cerca del colegio de Cumbria, lo que les habría hecho vulnerable a la infestación de hongos. Esto explicaría la fermentación producida y la posterior obtención de alcohol dentro del cuerpo de los animalitos.

Los autores dicen que no pueden probar que las aves murieran después de un alto consumo de alcohol, pero se refieren a un diagnóstico similar hecho en 1999, en aquella ocasión otro tipo de pájaro se había estado alimentando de bayas de acebo.

En esta ocasión, el único mirlo sobreviviente se recuperó por completo y fue lanzado de nuevo a su hábitat natural, eso sí, después de descansar y pasar la resaca.

Vía | ABC Science

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios