Conexiones eléctricas entre las flores y sus polinizadores

Sigue a Xatakaciencia

abejorro

Puede que las flores sean silenciosas, pero un estudio reciente ha descubierto que pueden comunicarse con abejorros u otras especies, incluidos los humanos, mediante una serie de campos eléctricos.

Es bien sabido que el color, la forma o las fragancias de las flores permiten conectar con los polinizadores, pero este nuevo estudio, publicado en la revista Science, añade además electricidad.

Ahora tan sólo hemos descubierto la existencia de potenciales eléctricos, beneficiosos para ambas partes. Otro ejemplo más de la belleza de la evolución

Dice el co-autor Daniel Robert, profesor en la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Bristol.

Las abejas tienen una carga eléctrica positiva porque vuelan en el aire, que está lleno de todo tipo de pequeñas partículas, como polvo u otras moléculas cargadas, explica Robert. La fricción de estas partículas hace que las abejas pierdan electrones, dejándolas con carga positiva.

Las flores, por su parte, están “conectados eléctricamente” a la tierra. A diferencia que el cobre, que transfiere cargas muy rápidamente, las plantas conducen la electricidad muy lentamente, tendiendo a poseer una carga negativa.

Para el estudio, Robert y su equipo colocaron flores de petunia en una zona donde las abejas revoloteaban libremente. Más tarde, los investigadores estudiaron cómo las interacciones entre ambas cambiaron los campos eléctricos y el comportamiento de las abejas.

Ellos determinaron que cuando una abeja aterriza en una flor se genera un campo eléctrico, y por lo tanto una fuerza. Es como si se produjera una chispa cuando una y otra conectan.

Robert y sus colegas creen que la abeja puede sentir esta fuerza inducida eléctricamente. Al parecer, para mejorar la memoria asociativa de la abeja con los premios de la flor, como el polen y el néctar. La flor, a su vez, cambia eléctricamente por un período corto después de la interacción.

Creemos que las flores tienen algo que decir en esa estrategia, informar a las abejas que la oferta estará de regreso próximamente. Es una especie de “interacción dinámica”

Este proceso de información de la flor no sólo reúne todas las herramientas de comunicación para la planta, sino que aumenta el poder de las otras, como por ejemplo el color.

Hemos demostrado que cuando existe la presencia de un campo eléctrico, incluso si es leve, las abejas pueden aprender la diferencia entre dos colores más rápido. Así que, como en un spot comercial, el mensaje principal y obvio puede ser apoyado por las otras señales que no necesariamente transmiten información sobre el producto, sino que lo asocia fácilmente con él

Dice Robert.

Thomas Seeley, director del Departamento de Neurobiología de la Universidad de Cornell, está intrigado por la posibilidad de que los campos eléctricos puedan facilitar una comunicación rápida y dinámica entre flores y polinizadores.

Seeley dice que el estudio abre una ventana a un sistema sensorial desconocido que las abejas utilizan durante la búsqueda de alimento.

Vía | ABC Science

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios