¿Cómo ven los murciélagos?

Sigue a Xatakaciencia

Bat


Es de sobra conocida la capacidad de los murciélagos para poder “ver” en la oscuridad. Estos mamíferos utilizan un biosonar para poder analizar lo que existe a su alrededor y poder orientarse o encontrar fruta en las ramas de los árboles. Su funcionamiento es parecido al que estamos acostumbrados a ver en una película de aviones o barco. Los murciélagos emiten unas ondas de alta frecuencia que se propagan a través de un área en forma de abanico, y los ecos de retorno les permiten localizar e identificar objetos en esa región.

Durante mucho tiempo los científicos se han preguntado sobre el funcionamiento específico de este mecanismo, ya que los murciélagos son capaces de navegar a través de complejos entornos. Un nuevo estudio, publicado en la revista PLoS Biology, ha analizado a un grupo de murciélagos de Egipto (Rousettus aegyptiacus) y ha concluido que esta técnica es mucho más avanzada de lo que se pensaba.

El equipo de investigación, dirigido por Nachum Ulanovsky del Weizmann Institute de Israel y Cynthia Moss de la Universidad de Maryland, señalan que los murciélagos se adaptan a la complejidad del entorno mediante dos tácticas. En primer lugar, modifican el ancho de haz de su sonar, de forma similar a cómo los humanos ajustamos nuestro foco de atención cuando buscamos a un conocido en una multitud. En segundo lugar, modifican la intensidad de sus emisiones. “El trabajo que aquí se presenta pone de manifiesto un nuevo parámetro en el control adaptativo de ecolocalización de los murciélagos”, afirma Ulanovsky.

Ulanovsky y su equipo entrenaron a cinco murciélagos egipcios para localizar y aterrizar sobre una esfera de plástico del tamaño de un mango, colocado en diferentes posiciones de una habitación grande y oscura. Esta habitación está equipada con una serie de 20 micrófonos que registran todas las vocalizaciones de los murciélagos.

A lo largo de diferentes experimentos, la habitación se llenaba con diferentes obstáculos. En cada uno de ellos, los murciélagos utilizaban diferentes valores de onda (amplitud, frecuencia, etc.) en función de la cantidad de obstáculos de la sala, permitiéndoles un mayor campo de visión para realizar un seguimiento de la esfera y evitar los obstáculos.

“Este es el primer informe, en cualquier sistema sensorial, de un aumento activo del campo de visión en un ambiente con obstáculos”, dice Ulanovsky. Aunque estos nuevos hallazgos pueden ser exclusivos de los murciélagos de Egipto, Ulanovsky explica que sus resultados “sugieren que la detección activa del espacio de los animales puede ser más sofisticada de lo que se pensaba”.

Vía | PloS Biology

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios