Compartir
Publicidad

¿Te gustan las lluvias de estrellas? Pronto podrían ser artificiales

¿Te gustan las lluvias de estrellas? Pronto podrían ser artificiales
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las lluvias de estrellas pueden ser mágicas, pero el problema es que se producen muy pocos días al año, y las condiciones meteorológicas tienen que acompañar. Pero ¿y si pudiéramos hacer que se produjera una lluvia de estrellas cada vez que nos convenga?

Eso es a lo que aspira una 'start-up' japonesa, que planea disparar meteroides hacia la Tierra gracias a un micro-satélite.

Más que un show a 8.000 euros la estrella fugaz

El propósito de este proyecto, 'Sky canvas', creación de Lena Okajima, fundadora de la empresa de 'entretenimiento en el espacio' ALE, no es únicamente crear un buen show pirotécnico, sino algo más: es un intento de estudiar el comportamiento de los meteoritos y las características de la reentrada. Y más vale que sea así, porque el precio de este experimento rondará los ocho millones de dólares, ya que una lluvia de meteoros artificial se descompone a unos 16.000 dólares por meteorito

Pruebas de laboratorio sugieren que los meteoros artificiales deben ser visibles desde unos 200 kilómetros de distancia. Las primeras pruebas y un primer lanzamiento de satélite con un transportista aún no anunciado podrían ocurrir en la segunda mitad de 2017, con otro lanzamiento al año, cada año siguiente.

La carga útil meteórica se transportará a órbita terrestre baja a bordo de un pequeño dispensador cúbico de 50 x 50 centímetros cúbicos. Y cada bola lanzada a la atmósfera tiene un coste de 8.145 euros (un millón de yenes). El dispensador de satélite llevará unos 300-500 gránulos. Con un meteoro por segundo, esa demostración duraría de cinco a poco más de ocho minutos de duración. Okajima explica que gracias a la composición de los objetos lanzados a la atmósfera será posible cambiarla para crear meteoritos con diferente coloración.

Colores

El sistema también tendrá la capacidad de abortar unos 100 minutos antes del evento en caso de mal tiempo. Una vez en órbita terrestre baja, dicho satélite orbitará al planeta una vez cada 90 minutos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad