Compartir
Publicidad

ExoMars de la ESA llega a Marte, pero hemos perdido todo contacto

ExoMars de la ESA llega a Marte, pero hemos perdido todo contacto
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

ExoMars (Exobiology on Mars) es una misión espacial de astrobiología en Marte para la búsqueda de vida en Marte. La sonda TGO soltó el módulo Schiaparelli el 19 de octubre, cuyo primer propósito era el de resolver el enigma sobre el origen del metano en Marte, y su relación con una posible actividad biológica. Uno de sus instrumentos, Nomad, desarrollado por científicos españoles y belgas, permitiría hacer un mapa global de este gas en el planeta a lo largo de todo el año.

Sin embargo, el descenso del módulo 'Schiaparelli' comenzó a experimentar anomalías tras el despliege del paracaídas, y ahora hemos perdido el contacto con él. No sabemos si se ha estrellado o qué ha sucedido.

Según declaraciones de Andrea Accomazzo, responsable de operaciones, a preguntas de los periodistas durante una rueda de prensa ofrecida esta mañana en el Centro de Control de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Darmstadt (Alemania):

Es muy difícil saber si ha sucedido, aún no podemos confirmar en qué condiciones aterrizó; estamos analizando aún la información, pero no tenemos ningún dato desde la superficie.

Trace Gas Orbiter Schiaparelli And The Exomars Rover At Mars

Lo que sí sabemos

Se sabe que la nave entró correctamente en la atmósfera de Marte y las primeras fases del aterrizaje funcionaron correctamente. El escudo térmico funcionó y los paracaídas también se desplegaron.

"Sabemos que los cohetes se encendieron, pero durante menos tiempo de lo que debían, unos dos o tres segundos, y no sabemos si se encendieron todos los cohetes", ha dicho Accomazzo.

El vehículo europeo se esperaba que tocara tierra en el Meridiani Planum, una zona relativamente llana y de poca elevación, ideal para un aterrizaje seguro. Lo más probable es que haya tocado tierra.

Todavía es prematuro apostar por lo que ha pasado, pero es probable que los expertos lo averigüen en unas semanas. Lo que parece claro es que seguirán con sus planes para mandar un rover en 2020, la segunda parte de esta misión: un vehículo robótico que explorará la superficie marciana y que llevará un taladro capaz de perforar hasta los dos metros de profundidad, para buscar indicios de vida.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad